viernes, 23 de marzo de 2012

Evo Morales reclama mar a Chile con buenas intensiones

La Paz, 23 mar.- El presidente Evo Morales pidió a Chile buena vecindad y al reafirmar su decisión de apelar a tribunales internacionales para obtener una salida soberana al Océano Pacífico, de la que Bolivia carece desde 1879, exhortó a La Moneda no entender este recurso judicial como gesto inamistoso, al conmemorar el viernes en La Paz el 133 aniversario del Día del Mar boliviano.

"En pleno siglo XXI, por la actitud de su Gobierno, Chile no puede continuar siendo un mal vecino. Bolivia es un país pacifista y la solución a su justa demanda pasa por caminos concertados por las normas jurídicas internacionales y el principio de la buena fe", afirmó el mandatario boliviano durante un discurso pronunciado en la Plaza Eduardo Abaroa, héroe de la defensa del litoral boliviano en la guerra territorial que envolvió a ambos países sudamericanos.

Un año después de anunciar su decisión de sentar a Chile en estrados judiciales internacionales, el gobernante boliviano pidió, sin nombrarlo, al gobierno de Sebastián Piñera, no entender la eventualidad de juicio, lo más probable ante la Corte de La Haya, como un gesto inamistoso y menos aún beligerante.

"Nuestros país busca ante tribunales internacionales un solución a su demanda marítima que por justicia y derecha le asiste. Esa solución no debe ser interpretada como un acto inamistoso. Es hacer uso de un mecanismo reconocido entre los Estados para resolver sus diferencias de manera pacífica", dijo fundado en una resolución de Naciones Unidas de 1982.

En su alocución de 15 minutos que marcó la conmemoración del año 133 de la más crucial desmembración territorial que sufrió Bolivia en su historia de 186 años, en que ha perdido en causas cruentas e incruentas más de un millón de km2, Morales calificó de contradictoria la posición la actual política internacional de Chle en lo que concierne a Bolivia.

Las autoridades de Chile "insisten en que no tienen temas pendientes con Bolivia" y, sin embargo "las fronteras chilenas siguen sembradas de minas y las amenazas de algunas autoridades de hacer uso de las Fuerzas Armadas para resolver las controversias con otros Estados ponen en evidencia esas contradicciones para un país que se proclama moderno y democrático", afirmó.

El gobernante aludió las declaraciones del ministro chileno de la Defensa, Andrés Allamand, que agosto último dijo, en tono de advertencia, que Chile contaba Fuerzas Armadas lo suficientemente potentes como hacer valer los tratados internacionales, en preciso, el de 1904, que señaló el trazo actual de los límites de Chile y la mediterránea Bolivia.

Morales, que junto a su ex colega chilena Michelle Bachelet acicateó entre 2006 y 2009 la mayor aproximación de la historia bilateral, dijo que el frío de la actual relación entre la Moneda y el Palacio Quemado y más aún la política de Piñera con respecto al secular reclamo marítimo boliviano, no desestimulará la decisión de su administración de apelar a todos los recursos pacíficos, entre ellos el diálogo, para que Bolivia restaure su cualidad marítima.

"No crea el gobierno chileno que nos cansará con su actitud distraccionista y dilatoria", mantuvo el Presidente en un mensaje que no precisó fechas, condiciones y ni plazos para recurrir al tribunal de La Haya o cualquier otra corte internacional.

Fruto de la denominada Guerra del Pacífico, Chile adicionó a su jurisdicción territorial 400 km de costas y 120.000 km2 de territorios que pertenecieron a Bolivia, entre otras la minera Provincia de Atacama, sostén del erario público del vecino país.

El jefe de Estado de Bolivia, que invocó a la comunidad regional, hemisférica y mundial los daños que acarrea a su país la falta de un acceso soberano al mar, dijo que Bolivia resigna cada año 0,7% de su Producto Interior Bruto, de más 21.000 millones de dólares, en 2011.

Morales observó de contrarias "a la realidad impuesta" las aseveraciones de que Chile ofrece a Bolivia las facilidades portuarias suficientes para el tránsito de su comercio ultramarino.

El Tratado de 1904, que Bolivia ha denunciado en diversos foros internacionales como injusto e impuesto por la fuerza del ganador de la contienda al perdidoso, señala el libre tránsito de las mercaderías bolivianas por puertos chilenos.

Las restricciones al libre tránsito son frecuentes y existe una severa e inaceptable injerencia sobre la carga que entra y sale del país", denunció al asegurar que a las mercaderías bolivianas se gravan fletes altos y que el trato, también en contravención al Tratado de 1904 es, ahora, en lo que refiere al Puerto de Arica, por el que Bolivia embarca el grueso de su comercio ultramarino, con un operador privado.

"Los costos comerciales de las exportaciones e importaciones por fletes seguros son un 13% más elevados en los países en desarrollo sin litoral frente al 5,8% de los países con salida libre al Océano", precisó.

Desde el episodio de 1879, Bolivia reclama en diversos foros su retorno soberano al mar.

ABI

0 comentarios:

Archivo