miércoles, 8 de agosto de 2018

Medalla presidencial fue extraviada en prostíbulos de El Alto

El Alto, 8 de agosto.- La medalla del libertador Simón Bolívar y la banda presidencial pasearon, en algo más de 12 horas, desde los prostíbulos de la ciudad de El Alto hasta la iglesia de San Pedro de La Paz, en una jornada que consternó a la ciudadanía por el irresponsable manejo de los principales símbolos del Órgano Ejecutivo.

La medalla y la banda presidencial debían llegar a Cochabamba, para vestir al mandatario Evo Morales en su participación de la parada militar por el aniversario de las Fuerzas Armadas. El jefe del Estado Plurinacional tuvo que pasar revista y desfilar sin estos símbolos, que hasta el mediodía de este miércoles continuaban desaparecidos.

Roberto Juan de Dios Ortiz, subteniente designado como custodio de estos objetos preciados, junto al bastón de mando, llegó al aeropuerto con retraso, perdiendo el vuelvo a la ciudad del valle de las 18:00. Según su declaración preliminar a la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen de El Alto, Ortiz reprogramó su viaje en la estatal BoA para las 21:00.

En ese lapso de tiempo, el joven custodio cruzó en su movilidad al frente del aeropuerto internacional de El Alto, a la zona 12 de octubre, donde funciona una docena de locales nocturnos con trabajadoras sexuales autogestionadas.

La movilidad fue parqueada a la altura de la calle 8 y el militar dejó la medalla de brillantes oro y bronce junto a la banda de tela tipo estandarte en la maletera dentro del vehículo.

Las cámaras de seguridad de la zona evidenciarían que dos sujetos lograron forzar la puerta de la movilidad para sacar la mochila sin saber que dentro se hallaba un tesoro difícil de ocultar o vender en el mercado negro o barrio chino de calles más abajo.

Cuando Ortiz salió “de hacer pieza”, como relató a la Policía, se percató del robo.

Luego de hacer la denuncia en la FELCC cerca de las 21 horas, el joven militar fue arrestado bajo sospecha de incumplimiento de deberes. La Policía comenzó el rastrillaje en los lenocinios de la zona buscando ambos objetos.

La delegada de las trabajadoras sexuales de El Alto, Lily Cortez, denunció que en el operativo hubo “maltrato y discriminación” de parte de los efectivos contra las mujeres que trabajan en esos centros de diversión nocturna.

Durante la madrugada de este miércoles los efectivos se movilizaron por toda la urbe alteña mientras los medios de comunicación hacían vigilia en la calle Jorge Carrasco y Raúl Salmón. La sorpresa cundió en la ciudadanía junto a manifestaciones de indignación de los expresidentes Jaime Paz Zamora y Carlos Mesa.

“Me quedo sin palabras, en 193 años ni la peor de las dictaduras descuidó la seguridad de la medalla presidencial legada a Bolivia por el Libertador. Una vergüenza!!!!”, escribió el historiador y periodista.

Para mediodía, una llamada sin identificar a la red televisiva Unitel alertaba que en el atrio de la iglesia de San Pedro, en la urbe paceña, se había dejado un par de bolsas con el preciado contenido.

El equipo de prensa de esa red junto al director de la FELCC, Jonnhy Aguilera, llegaron al lugar para hallar ambos objetos intactos dentro de una mochila.

Aguilera informaba que se logró identificar a los dos sujetos responsables del robo como dos súbditos peruanos. Más tarde, el comandante general de Policía, general Faustino Mendoza, explicaba que este grupo era especialista en el “plumazo”, es decir, el atraco a movilidades estacionadas en vías públicas sin seguridad.

Cerca de las 17 horas, el m9inistro de Gobierno, Carlos Romero, confirmaba la aprehensión de primer sospechoso y aseguró que se dará con la pista del segundo cómplice.

La medalla de 20 quilates de 1825 y la banda reformada en 2010 fueron presentadas al mandatario Evo Morales para cerrar el escándalo.

En tanto, Ortiz fue remitido a celdas judiciales esperando la imputación de la Fiscalía de Distrito de La Paz que anticipó que acusará al subteniente por incumplimiento de deberes, conducta y destrucción del patrimonio.

“Hay que decir que estos son respetables rateros porque devolvieron la medalla de Bolívar, además que llevaron la medalla de la puerta de un prostíbulo a la puerta de una iglesia. Somos un pueblo inocente y hermoso, como dice el himno”, reflexionó Paz Zamora en radio Compañera FM.

Al cerrar la tarde, otro grupo oficial recogía el bastón de mando, tercer componente de la investidura presidencial, del equipaje que Ortiz había dejado en la aerolínea BoA.

A las 18:50 la medalla del Libertador y la banda presidencial, en medio de un fuerte resguardo policial encabezado por el viceministro de Régimen Interior, José Luis Quiroga y el director de la FELCC, Jonnhy Aguilera, finalmente reingresaron a las bóvedas del Banco Central de Bolivia – BCB.

Fuente: Visor


domingo, 5 de agosto de 2018

Willy Aquino, el mago del micrófono

El Alto, 5 de agosto.- Wilfredo “Willy” Aquino Tarqui, un conocido de la noche alteña, trabaja como speaker, que traducido al español significa animador de fiestas o discjockey, animando las veladas en la discoteca Galeón junto a Julio Callisaya y David Quispe, ambos enganchadores.

Se define ser oriundo de Corocoro, provincia Pacajes del departamento de La Paz. Terminó la secundaria en 1989 en la Unidad Educativa Jesús Obrero, antes de graduarse bachiller hizo radiobocina con micrófonos y parlantes caseros reflejando su pasión por la comunicación alternativa y medios de masas. Con el micrófono entre sus manos tuvo un rotundo éxito en la discoteca “Banana” en el año 2000 y posteriormente impulsó los jueves de clásicos en diversos centros de diversión de la urbe alteña.

Admite ser fiel oyente de radio Stereo 97 y la discoteca FORUM, centro de diversión de Sopocachi. Recuerda haber agarrado por primera vez el micrófono allá por 1991 en la discoteca Safari del Cruce Villa Adela de propiedad del exdirigente gremial Braulio Rocha, posteriormente hizo locución radiofónica en radio Chuquisaca, PCM y CNT.

Aquino, catalogado como uno de los referentes de los jueves de clásicos por su voz melódica y carisma con la gente, también ha dictado clases de locución radial en “Top 40”, semillero de voces radiofónicas de El Alto entre 2000 y 2004.

“El speaker es la persona encargada de entretener y divertir a la gente en un evento –fiesta– y un locutor es quien habla a través de la radio, como narrador de noticias, lee anuncios o pone música, además de fungir como voz en off para la televisión. Especialmente los que leen las noticias, hablan tratando de modular bien las palabras, utilizando dicción, articulación e impostación adecuada”, explica Aquino.

Ramiro Tarifa, Boris Navarro, Rafael Vásquez, fueron sus mentores en la animación y locución radial. Se define fanático de los clásicos y la música electrónica. Aquino es muy apreciado por sus amigos por su humildad y sencillez.

Willy Aquino es un apasionado de la radiodifusión en Bolivia y el mundo, pues en su hogar posee una biblioteca especializada en radiodifusión y oratoria, libros que retratan el surgimiento de las radios mineras y la comunicación oral. A sus 48 años de vida pretende registrar en un libro las memorias de discjockejs de El Alto y La Paz, escribir también la vida de los enganchadores y remembranzas de las amplificaciones.

Hoy, este emprendedor alteño dicta talleres de animación y locución radiofónica personalizados. Las personas interesadas en este ámbito de la comunicación pueden contactarse al número de WhatsApp 72576187.

Fuente: AM/Visor


Archivo