jueves, 22 de marzo de 2012

Un ciudadano que vive en El Alto gasta Bs. 370 al mes en pasajes

Los ciudadanos que más gasto asumen son lo que viven en El Alto y tienen su fuente de empleo en alguna zona alejada de la urbe paceña.

Un ciudadano que vive en la urbe alteña y que su fuente laboral se encuentra en zonas alejadas de La Paz gasta más de Bs 370 por mes, sólo en pasajes, con las nuevas tarifas del transporte público y el cobro por tramos.

Santiago Calderón, un vecino de Villa Bolívar “D”, debe trasladarse de forma diaria hasta su fuente laboral ubicada en la zona Sur de La Paz, allí cumple las funciones de un obrero. Comentó con EL DIARIO que para ello primero debe abordar un vehículo que lo traslade hasta Ventilla con un costo en la actualidad de Bs 1,50, de allí hasta La Ceja con otros 1,50 para trasladarse luego hasta la Pérez Velazco con Bs 2,50 en horas pico y de allí con Bs 3 hasta su trabajo cuando se encuentra retrasado, haciendo un total de Bs 8,50 en su ingreso.

Mientras que para el retorno a su hogar este monto se incrementa hasta Bs 10 cuando la tarifa hasta La Ceja y en los tramos cortos de El Alto se incrementa en 50 centavos más. Esto hace un total de Bs 18,50 por día llegando a 370 si se toma tan sólo 20 días laborables en el mes.

Cabe resaltar que el 80% de la población alteña no tiene un sueldo fijo y en muchos casos como el de Santiago sólo acceden a un salario mínimo de Bs 815, lo que significa que él destina el 45% de su sueldo sólo para sus pasajes sin contar con el traslado de sus familiares.

Ese mismo gasto es compartido por Miguel Mamani, uno de sus vecinos, quien protestó por la medida de los choferes quienes decidieron elevar el precio de los pasajes.

Por su parte, Freddy Mamani, ciudadano que habita la zona Franz Tamayo en la carretera a Laja, debe abordar hasta cinco minibuses en su traslado. Él cancela ahora Bs 7 para la llegada a su trabajo y en el retorno a su hogar nueve bolivianos haciendo un total de 16.

“De Laja hasta la ex tranca me cobran Bs 1,50, de la ex tranca a La Ceja otros Bs 1,50 y de ahí a la Pérez Bs 2,50, luego tomo otro minibús y son otros 1,50 para llegar a mi trabajo”, lamentó.

Asimismo, aclaró que en el horario nocturno el transporte de La Paz a La Ceja aumenta 50 centavos, además de un nuevo pasaje que debe cancelar para llegar hasta a su hogar desde la carretera a Laja esquivando la criminalidad de esta ciudad.

“Gasto hasta Bs 16 al día sólo en pasajes para mantener mi fuente laboral, mientras que el pasaje de mis hijos lo paga mi esposa que vende algunas cosas en la tienda”, explicó.

Entretanto, Aurelio Apaza Calamani aseguró que su realidad no es diferente a la descrita de los vecinos mencionados, porque a pesar de que trabaja en El Alto el costo de su traslado es demasiado elevado con un total de Bs 5,50.

“Yo vivo en la zona Pan y Vida del Distrito 14 y primero debo llegar al cruce de mi jurisdicción con Bs 1,50, de allí a la ex tranca con otros 1,50 y luego hasta La Ceja 1,50 más pagando después Bs 1 hasta Ciudad Satélite donde trabajo”, explicó.

En este caso, el señor Apaza debe gastar cerca de Bs 11 por día, multiplicado por cuatro personas en su familia que tienen un traslado similar el dato alcanza Bs 44 representando al mes un gasto de Bs 880.

Rosemary Delgado es otra alteña que sufre por este incremento de los choferes. Ella vive en el sector de Complejo del D-14 y debe pagar un primer pasaje de Bs 1,50 hasta la ex tranca y de la ex tranca hasta La Ceja otros 1,50 para posteriormente descender a la Pérez con Bs. 2,50 y de allí hasta la Tumusla también 1,50, lugar donde vende sus productos de la actividad comercial. Ella aclaró que este dato se da siempre y cuando no existan bloqueos y que el tráfico de las movilidades sea continuo.

Por último, Tamara Ibáñez vecina de Villa Adela que trabaja en La Paz, sostuvo que su gasto diario no varía pero que es también elevado.

“De Villa Adela hasta la plaza Redonda nos cobran Bs 1,50 de ahí hasta La Ceja es otro monto similar y de La Ceja a la Pérez otros Bs 2,50. Es por estos montos elevados que nuestros hijos no van a otras escuelas que no sean de la zona porque terminamos gastando más de lo que podemos obtener en nuestro sueldo o vendiendo algunos productos”, relató.

El Diario

0 comentarios:

Archivo