viernes, 23 de marzo de 2012

Pareja fue hallada muerta ayer en un hotel de Ecuador

Llegaron a la habitación de un hotel, al parecer para cumplir con su último deseo: beber, disfrutar desenfrenadamente del amor y finalmente partir juntos al más allá.

Él, un trabajador de un teatro de la capital, y ella, una estudiante de un colegio nocturno del centro de Quito, se encontraron la tarde del miércoles para estar juntos.

Antes de que llegue la noche, la pareja caminó por las inmediaciones del hotel al cual decidieron ingresar al anochecer.

Jairo Moreira Chávez, de 26 años; y una adolescente, de 17, llegaron al hotel Coral, ubicado entre las calles Antonio Ante y Manuel Larrea, para alquilar una habitación.
La persona encargada de recibir a los clientes les entregó la llave de la habitación número 307, ubicada en el tercer piso.

Luego de cenar, la pareja fue al cuarto, pero para disfrutar de la noche pasional llevaron bebidas alcohólicas para dedicarse a tomar mientras se amaban.

Se desconoce lo que pudo suceder durante la noche del miércoles y la madrugada de ayer. Lo cierto es que ellos decidieron suicidarse.

A los trabajadores de la limpieza les resultó extraño que los jóvenes no salieran de la habitación y que no contestaran su llamado.

Uno de los empleados fue al cuarto y tras ingresar se encontró con un cuadro espeluznante al observar que pendían del tubo del baño los cuerpos semidesnudos del joven y la chiquilla. Cada uno tenía una cuerda envuelta en el cuello.

Para quitarse la vida, la pareja usó un pequeño sillón al que se subieron y dejaron caer sus cuerpos, que quedaron colgados uno frente al otro.

La Policía del sector fue notificada de inmediato. Los agentes ingresaron al hotel y comprobaron la tragedia que recordaba el drama shakesperiano de Romeo y Julieta.

Miembros de la Brigada de Homicidios y Criminalística llegaron al lugar para recopilar evidencias y receptar información de los encargados del hotel.

Los uniformados hallaron botellas de licor y varios sobrecitos con una sustancia blanca cuyo compuesto será determinado durante las investigaciones.

Tras la diligencia, los cuerpos fueron llevados a la morgue, donde serán reconocidos por sus familiares.

Extra

0 comentarios:

Archivo