lunes, 26 de marzo de 2012

Evo Morales desconoce la brutal represión en Chaparina

El presidente de la Subcentral TIPNIS (Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure), Fernando Vargas, reveló la víspera que el presidente Evo Morales fue quien ordenó la represión en Chaparina contra la columna de movilizados de la VIII marcha indígena en defensa del TIPNIS, el pasado 25 de septiembre de 2011.

“Si ustedes tienen la grabación del Presidente (Evo Morales) donde dice ‘rechazo esta acción’ y después utiliza un término que compromete al propio Presidente donde dice ‘han exagerado esta acción’; cuando dice han exagerado da a entender claramente que el propio Presidente fue quien autorizó esta acción, y los que hicieron la acción, vamos a decir, se les pasó la mano”, aseveró el dirigente indígena en declaraciones a Erbol.

El pasado 25 de septiembre un contingente policial fuertemente armado arremetió violentamente contra marchistas, hombres mujeres y niños, causando más de un centenar de personas heridas, además de desaparecidos.

Vargas lamentó que hasta el momento “el Ministerio Público no asume la responsabilidad de esclarecer los hechos (de Chaparina) e identificar a los culpables tanto materiales como intelectuales para sancionarlos”, debido a que no hay “voluntad política” para hacerlo.

“Desgraciadamente la justicia está manejada políticamente y no como debería manejarse estrictamente, apegado a las leyes y a las normas en Bolivia”, remarcó.

El Jefe de Estado hizo las declaraciones a los medios a dos días de la represión. “Yo tengo la grabación, justamente donde dice el presidente ‘han exagerado’, aseguró Vargas.

Justicia sometida y manipulada

Vargas indicó que el proceso por esclarecer el caso se paralizó por la clara injerencia del Órgano Ejecutivo sobre la justicia.

“Lamentablemente esta justicia de Bolivia está totalmente manipulada y es manejada totalmente por el Poder Ejecutivo y no por el Poder Judicial como debe siempre realizarse y establecerse, eso hace que tengamos una justicia totalmente sometida y se pierda el principio de independencia de poderes como dice la constitución”, subrayó.

Aseguró que por este motivo el pueblo boliviano ya no cree en la justicia y en el gobierno del Movimiento al Socialismo (MAS). “Hay muchos masistas que a sabiendo que las cosas están mal (en el gobierno) siguen apoyando, pero no apoyan de corazón, sino muchos de ellos lo hacen por quedar bien con el jefe o porque dependen de una fuente de trabajo que es para llevar el pan de cada día para la familia”.

La marcha se amparó en la Constitución

El dirigente ratificó que la VIII marcha indígena se realizó al amparo de la Constitución Política del Estado y que no debió ser reprimida por orden del Ejecutivo porque no vulneró ninguna ley.

“Lo que nosotros hicimos y lo que hace todo ciudadano y grupo organizado es hacer lo que está dentro de la Constitución, constitucionalmente tenemos derecho de movilizarnos como protesta cuando una autoridad o un gobierno no escucha las demandas, lo que nosotros hicimos fue hacer respetar nuestros derechos territoriales, nuestro derecho a la vida tal como dice la Constitución y para eso, como nunca se nos escuchó, hemos partido en una caminata sin obstaculizar a nadie en ninguna carretera”, afirmó.

Retrucó que quien interrumpió la libre circulación, y vulneró las leyes, fue el gobierno a través del uso de policías destacados en el sector de Chaparina (Beni) para apoyar a los “cocaleros e interculturales”.

“La sanción no debería ser a nosotros, sino a los propios policías, pero como no se usa de manera respetuosa la norma, entonces siempre hay que echarle el ‘perro muerto’ a otro, en este caso nos atacaron y nos intervinieron a nosotros cuando no estábamos haciendo nada contradictorio a la ley”, apuntó.

Erbol

0 comentarios:

Archivo