Vivir Navidad con padres separados

La Navidad es una fiesta de paz, amor y unión familiar. Pero, lamentablemente, para algunas familias de parejas separadas con hijos estas fechas son un conflicto. Dicha situación implica que los hijos tendrán que pasar parte del tiempo con solo uno de ellos. "Es fundamental que los niños disfruten estas fechas tanto con el padre como con la madre, para que sientan el cariño de ambos. Lo ideal sería que la Navidad se celebre de manera conjunta", señala la psicóloga Ninoska Romero.

Programar y consensuar los festejos. La profesional señala que es bastante comprensible que para los padres resulte muy difícil aceptar pasar las festividades importantes sin los hijos, debido a la carga emotiva que estos tienen, pero se debe considerar que la estabilidad afectiva de los niños está primero. Cualquier decisión que se tome debe ser consensuada por el bien de todos, ya que el mejor regalo que un niño o un adolescente puede recibir es una Navidad feliz, sin disgustos y en un ambiente agradable para todos.

Sin embargo, Romero resalta que se debe evitar la lucha por los niños poniéndolos en la incómoda situación de elegir a quién prefieren, ya que esto les genera un conflicto de lealtades totalmente injusto e innecesario. Así también, no se debe entrar en la lucha de quién hace los mejores regalos, ya que se corre el riesgo de condicionar a los niños a que pasen más tiempo con el padre que le ofrece más y así, sin darnos cuenta, los convertimos en niños manipuladores, materialistas e interesados. "Es recomendable llegar a un acuerdo previo con la expareja acerca de los regalos", puntualiza.

Crear un ambiente navideño. Cuando los hijos son pequeños, aclara la especialista, los padres deben coordinar qué fechas pasarán cada uno con los niños, manteniendo siempre un equilibrio y alternando el orden; es decir, "este año tú, el otro yo". Si ambos ponen de su parte, la sensación de incertidumbre y angustia tanto en los hijos como en los padres disminuye. No obstante, si los hijos tienen la edad suficiente para expresar su opinión es bueno preguntarles cuáles son sus preferencias acerca de cómo distribuir los días. De lo contrario, es necesario explicarles cómo serán las cosas y por qué. Asimismo, se deben realizar actividades complementarias, como llevarlos a compartir más tiempo con los abuelos, con sus primos y el resto de la familia. "De esta manera, no sentirá la ausencia del padre o la madre, sino más bien vivirá estas fechas como un período lleno de visitas y sorpresas", concluye Romero.

No hay comentarios: