sábado, 14 de diciembre de 2013

"Cuentos de la Vía Lactea" de Ulises Barreiro quiere cautivar Bolivia

Nos es grato informales que próximamente en la ciudad de La Paz, se publicará una nueva obra literaria del escritor Ulises Pastor Barreiro. El autor publica "Cuentos de la Vía Lactea", una obra que reúne 6 cuentos cortos. Los mismos fueron publicados en distintas antologías a lo largo de los últimos 3 años. Pero como sabemos muchas veces las antologías son a nivel local y no pueden estar al alcance de un publico masivo. Así de esta manera llega para enero del 2014 a Bolivia, nuestro país podrá leer estos maravillos cuentos del espacio.

La obra de la tapa fue realizada por el famoso dibujante Juan Saenz Valiente, quien es muy reconocido en Latinoamérica y que habitualmente dibuja para la revista FIERRO del diario Página 12 de argentina. Además de tener muchísimas publicaciones personales en su CV. La diagramación del libro y el diseño estuvo a cargo de Martin Korben.

La edición de la ciudad de La Paz, saldrá de los talleres graficos de Visión Digital S.A. Nos comunicamos con el gerente Jorge Váldez de dicha imprenta y nos comunico que solamente de las librerías de El Alto y La Paz, se tienen pedidos 500 ejemplares de dicha obra. Sin duda el escritor Ulises Barreiro causa una hermosa sensación entre los lectores de El Alto y La Paz. Recordamos que el escritor Barreiro, todos los años visita la ciudad de La Paz, y presenta sus obras aquí, por lo tanto tiene su propio publico que lo sigue.

Como es costumbre de sus presentaciones, los ejemplares se obsequian al publico presente, pues el considera que esa es una buena forma de fomentar prácticas de lecturas.

Comparto con ustedes una reseña escrita por el propio Barreiro, antes de su llegada a Bolivia.

Saludos Cordiales
Alberto Medrano
Periodista

RESEÑA:

En cuanto a los cuentos aquí publicados en ¨¨Cuentos de la Vía Láctea¨¨, pasaré a comentarles algunas cuestiones sobre los mismos. Como es habitualmente mis escritos están dedicados a Prem Rawat, persona que no hace mucho la ONU lo declaro como el embajador honorifico de la Paz en occidente. Por el bello y simple mensaje que transmite.

Los relatos que aquí encontrarán hacen mención a diversas cuestiones, siempre atravesados por dos ejes: por un lado, se cuestiona la postura de nuestra actual civilización con respecto a la conquista del espacio exterior; y por otro, se interpela la conciencia de los humanos del siglo XXI para con nuestro planeta y nuestra especie, en peligro de extinción. Podemos ver en el día a día los efectos del cambio climático, que en muchos casos son productos y derivados de las diversas actividades económicas del hombre como especie que realiza sobe nuestro planeta tierra.

El “Dios Interculturalidad” es un cuento que fue enviado a varios concursos literarios, y en algunos obtuvo menciones. Fundamentalmente fue esbozado para reflexionar sobre ese racismo que vemos día a día en los ámbitos más diversos de nuestra sociedad. El resto de los cuentos también ha circulado por algunas antologías literarias. Comparto con ustedes, además del “Dios Interculturalidad”, “El planeta Xerbian”, “Los hormigonautas”, “La nave Z10”, “El virus de la inflación” y “Despertando en el espacio”.

Espero que con estos cuentos se comience a generar una conciencia de nuestra parte para con este planeta y su ecosistema.

Seguramente todos seremos testigo de noticias que irán apareciendo en los medios sobre legislación y otras cuestiones del espacio exterior, que los países dominantes ya están organizando. No será extraño que China en 10 años tenga su primera colonia humana en algún planeta o luna de la vía láctea.

Así en estos años se intensificará la explotación espacial en pos de conquistar nuevas colonias en la vía láctea. Eso generará rispideces entre las potencias económicas a nivel mundial. Los humanos de Latinoamérica del siglo XXI no pensamos todavía en estas cuestiones de vital importancia.

Seguramente se harán tratados sobre el espacio exterior y la explotación de los recursos existentes en planetas y lunas de la vía láctea. La única referencia al respecto en todas las naciones terrestres es del siglo XX, cuando en 1967, 126 países firmaron el Tratado de Espacio Exterior, declarando, por ejemplo como patrimonio de la humanidad a la superficie lunar. Pero eso fue en el marco de la guerra fría. En un mundo dominado en estos momentos por el modo de producción capitalista tenemos que preguntarnos qué tipo de acuerdos querrán hacer las naciones dominantes capitalistas en materia de explotación de recursos. No es algo nuevo esto, dado que si nos remontamos a la historia podemos ver como cuando en el periodo abarcado de 1825 a 1885, año en que se reparte africa en el congreso de Berlin para la obtención de materias primas, las potencias capitalistas se aseguraban los próximos 100 años de bienestar económico. Ya en este siglo, la historia se repite y las potencias económicas se aseguran la extracción de riquezas provenientes del espacio exterior.

Así tenemos que probablemente declararán zonas o espacios como parques naturales en la Luna, Marte, etc. Pero si las naciones latinoamericanas no llevan estos debates a la ONU se quedarán atrás de la carrera legal espacial. Y esto será determinante para el futuro dado que marcará un precedente y ya no se podrán hacer reclamos.

En términos más generales, todos los cuentos publicados están orientados a la toma de conciencia del vasto universo en el cual vivimos, y a la comprensión de la singularidad que hace a nuestro ecosistema terrestre. Considero que recién cuando podamos dimensionar las implicancias de estos, comenzaremos a cuidar la riqueza de nuestro medio. Pues por muchos miles y millones de kilómetros de distancia no hay otro planeta igual.

O nos comprometemos en la vía de la transformación contra la explotación de las personas y de la agresión indiscriminada a la naturaleza, o reproducimos estas desigualdades. Intento realizar aquí un aporte, apostando a la primera opción.

Quisiera citar a Jorge Larrosa, muy conocido en los Institutos de Formación Docente de la Argentina. Este hombre me hizo escuchar por primera vez el concepto de lector ignorante, un interesante término para reflexionar y debatir. Cuando alguien lee un libro y siente que no le ha pasado nada, que no ha vivido ninguna experiencia particular; podríamos decir que estamos ante un lector ignorante. Y no se trata de comprender reglas ortográficas, estructuras gramaticales, memorizar lo narrado en los distintos capítulos... Por lector ignorante o lector analfabeto, me refiero a aquel que no se pone en juego a sí mismo en lo que lee, un lector que no juega con su propia subjetividad y lo que lee. Un lector sin reflexión, sin transformación. Espero que estos cuentos cortos puedan motivar lectores activos que jueguen, discutan, se amiguen y se transformen con ciertos conceptos y valores. Ojalá los disfruten, como también puedan disfrutar de su hermosa existencia.

Ulises Barreiro

0 comentarios:

Archivo