viernes, 7 de marzo de 2008

En su 23 Aniversario Luces y sombras de la ciudad de El Alto


Luces y sombras de la ciudad de El Alto

 

Por: Alberto Medrano

 

La ciudad alteña situada al noroeste de La Paz, con una población de 827.239 habitantes, forma parte de la cuarta sección de la provincia Murillo, alberga al Aeropuerto Internacional de El Alto, al Comando de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB), y a familias que día a día se "rompen el lomo" trabajando, algunas con mejor nivel económico y otras que tienen que darse modos para sobrevivir, entre el trabajo informal y las penurias de las calles.

 

Se observa casas de adobes, de ladrillos, de primera clase, y hasta edificios de siete pisos en un mar de galerías y tiendas de comercio (avenida Alfonso Ugarte, la Ceja, zona 12 de octubre y Villa Dolores).

 

Tangible ciudad

 

Sin duda la zona 16 de Julio se transforma en un gran centro comercial los jueves y domingos, con puestos fijos, vendedores ambulantes e informales y los dueños de lo ajeno que hacen de las suyas en un tumulto de personas. Con el alba, la calles de la  16 son un verdadero "Barrio Chino".

 

Los mercados y las ferias deberían ser los motores para el progreso y desarrollo de las ciudades, pero en El Alto no sucede eso, debido a la relocalización de trabajadores, determinado por el artículo 55 del Decreto Supremo 21.060, por lo que rige la ley de la oferta y la demanda a 100 kilómetros por hora.

 

Es preocupante la situación laboral, la falta de políticas de empleo. En las algunas fábricas e industrias existentes en El Alto se observa explotación con el título de "trabajo eventual" de tres meses para los obreros, para los que no tienen oficio. Una mínima parte de ellos goza de un "ítem" y "marca tarjeta" o tiene un "memorando de designación" en entidades públicas y privadas.

 

"Desaguadero, Desaguadero", es el grito de los voceadores a la gente ilusionada que lleva artículos de comercio, con la finalidad de ganar unos cuantos pesos. Los viernes por la madrugada un centenar de personas se embarca en los minibuses de las trancas, una alternativa efectiva de negocio para muchos alteños.

 

Las zonas más antiguas de la urbe son: ciudad Satélite, Villa Exaltación, Villa Adela, Villa Alemania, Villa Dolores, el Kenko, Alto Lima, Senkata y Nuevos Horizontes, posteriormente emergieron las zonas de Villa Esperanza, 25 de julio, Villa Tunari, 16 de Febrero, Villa Ingenio y la Urbanización de Lotes y Servicios en el Distrito 4. Sobre este último barrio, el señor Segundino Marca, zapatero de profesión, ubicado en el Mercado El Carmen, recuerda que El Alto "era un pajonal, donde pasteaban vacas, ovejas y hoy se ha convertido en una ciudad, antes era pura pampa…".

 

Antifaz y gente rica

 

Una ciudad situada a los pies del Huayna Potosí, a una altitud de 4.000 metros sobre el nivel del mar, donde el clima es bastante frío todo el año, no llegando a superarse los 17ºc, donde las temperaturas bajo cero son comunes en días de invierno, es normal que esté adornada por nieve cualquier día del año.

 

Las condiciones de trabajo son precarias en la actual coyuntura económica que vive el país, algunos consideran que retorna la inflación de la época de la UDP, pero esta vez sin Hernán Siles Zuazo,  ahora Evo Morales es el protagonista de la historia, atacado por la oligarquía cruceña. Pero ¿quiénes pagan por la subida de los precios de la canasta familiar?, "no hay bolsillo que aguante". En El Alto, donde ni fuentes de trabajo seguro existen, cada quien se da modos para sobrevivir.

 

Festejando los 23 años de la ciudad de El Alto, empiezan paralelamente las recepciones de las fraternidades que participan en la entrada de la Virgen del Carmen, evento organizado por la Asociación de Conjuntos Folklóricos de la zona 16 de Julio, con comparsas de Thinkus, Kullaguada y "Morenadas", de los pesos pesados como la Chacaltaya 97 punto 16 y los pregonados Nevados Huayna Potosí. ¿Acaso esta festividad no es de una burguesía aymara?, ya que las cholitas lucen joyas de plata bañadas en oro, cuyo valor oscila entre 200 a 1.000 bolivianos, además de la inversión económica en las mantas y polleras, los sombreros y los finos trajes de los varones, mucho más con la contratación de la bandas de Oruro (Poopó e Imperial) y los participantes engullen gran cantidad de cerveza. Entonces El Alto no sólo es de pobres, también es de acomodados económicamente.

 

Formando profesionales y técnicos

 

Ocho años de vida tiene la UPEA, dos el "INSTHEA" y la Escuela Industrial Superior "Pedro Domingo Murillo" colocó una sucursal en la ex Fábrica de vidrios (camino a Copacabana). La primera tiene problemas de administración, ya que a título de "autonomía, el soberano decide", es manipulada por el MAS y algunos trotskistas; el segundo forma a más profesores, aunque el magisterio se halla saturadísimo. Aunque los maestros ganan sueldos miserables, muchos estudian por tener "pega segura", ¡qué importa la vocación! Sólo nos queda esperar lo que pase con la Escuela Industrial, porque El Alto y Bolivia necesitan técnicos altamente competitivos.

 

Compendio

 

Quedó impresa en los alteños la masacre ocasionada por Gonzalo Sánchez de Lozada, por lo que los familiares de los "Caídos de Octubre" expresan 'ni perdón, ni olvido, justicia'. El Alto con su juventud madura ha derrocado a dos gobiernos, esos nefastos hechos de octubre de 2003 sirvieron para que esta ciudad subdesarrollada sea conocida por todo el mundo y las noticias sobre la sublevación de un pueblo aparezcan en Internet.

 

El Alto, una ciudad castigada por el clima, por el desempleo y subempleo, respirando el comercio con una austeridad monetaria, soporta ahora la subida de los precios de la canasta familiar (pan, carne, leche, arroz), al parecer ¡se repite lo que pasó con la UDP!

 

 

(*) correo: medranoprensa@gmail.com, a los del Huayna Potosí, trabajo periodístico fabricado el 4 de marzo de 2008

 

1 comentarios:

Efmeles. dijo...

Me parece interesante tu enfoque,pero no estoy de acuerdo en algunas de tus afirmaciones.
Puedo advertir el argumento mas esgrimido por la mayoría de los que escriben esta clase de notas,responsabilizar a los gobiernos,a las autoridades o a terceros por los males, en este caso de la ciudad de el Alto.
Generalmente nos hacen ver a la población o al pueblo,como a un grupo manipulable,por unos y por otros.
creo que hay que asumir responsabilidad y cobrar protagonismo, ya dejándonos de
quejarnos,y lamentarnos,hay que ejercer el derecho a gobernarnos y escoger a nuestros conductores del seno de nuestras organizaciones,y no elegir de los que nos presentan como a nuestros candidatos sin serlo.
Por lo tanto hay que trabajar con vocación de servicio, eso es la política, "servicio a los demás" y no a la inversa.
Y la pregunta mas incomoda. Que hemos hecho todos por evitar estos resultados?
Si tienes tan claro el panorama de tu ciudad y sus problemas ,por que no te animas a resolver algunos de estos en algún puesto de decisión?

Archivo