jueves, 7 de noviembre de 2019

Violencia a mil por hora en Bolivia

7 nov.- Las marchas y contramarchas, en el día 15 del paro indefinido, derivaron en duros enfrentamientos entre grupos afines al Movimiento al Socialismo (MAS) con ciudadanos movilizados en defensa del voto y de la democracia. Ayer los puntos neurálgicos de combate fueron las ciudades de La Paz, El Alto, Oruro, Beni y Cochabamba, en este último, se registró la muerte de un joven de 20 años.

En La Paz, la confrontación comenzó desde tempranas horas, donde choferes pro-gobierno se concentraron en la avenida Zabaleta para ingresar a Obrajes; en la calle 0 se produjo una golpiza a una pareja; sin que haya presencia policial para evitarlo.

Una turba armada con piedras y palos se enfrentó con vecinos en la calle 17 que causó pánico entre los transeúntes. Más tarde, en el centro, nuevamente los médicos y universitarios salieron a pedir la renuncia de Evo Morales y en el intento de la toma pacífica del Ministerio de Salud, fueron contenidos con agentes químicos. A pesar de ser dispersados, los grupos se reorganizaban y volvían con mayor fuerza a la protesta. En la noche hubo un serio enfrentamiento en el centro entre mineros masistas y universitarios que pedían la renuncia de Morales.

Los primeros hicieron detonar dinamitas por dos horas cerca de la Facultad de Derecho de la UMSA (calle Loayza); al menos tres personas resultaron heridas. En esta oportunidad, la Policía no se hizo presente para contener la lucha.

Más tarde, el grupo de resistencia cívica comenzó a apedrear las instalaciones de Comibol en la avenida Camacho; en esta instancia sí actuó la Policía con celeridad, lanzando gran cantidad de gas lacrimógeno para dispersar.

En Alto, la situación fue de mayor cuidado, la violencia asedió la llegada del presidente del Comité Cívico de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, tanto el Aeropuerto como en la Ceja, se convirtieron en escenarios de confrontación.

El dirigente y sus acompañantes fuero resguardados por el Gobierno, cumpliéndose así la garantía de que llegue sano y salvo hasta la ciudad sede de Gobierno; pero no se cumplió con la seguridad que debían brindar a casi 500 jóvenes que fueron a recibir al líder porque grupos de choque cercaron el Aeropuerto con armas contundentes y con el propósito de causar daños a su integridad física.

Asimismo, la Alcaldía de Alto fue blanco de protestas y destrozos al finalizar la noche. Hasta el cierre de la presente edición, continuaban los desmanes; sin embargo, se reportó que los jóvenes que estaban atrapados, pudieron salir, sin que se produzcan agresiones.

Entretanto, la tragedia estuvo en Cochabamba, donde, cientos de ciudadanos que protagonizan los bloqueos en defensa de la democracia decidieron tomar la Alcaldía de Vinto y le prendieron fuego, además de retener a la alcaldesa del MAS Patricia Arce, a quien la turba le cortó el cabello, la tiñeron, la agredieron y le pidieron que firme su renuncia, pues le acusaron de ser la promotora de llevar gente de su partido hasta la ciudad de Cochabamba para enfrentarlos, según un reporte de radio Fides. Luego los mismos movilizados la entregaron a la Policía.

En la sangrienta jornada, Limbert Guzmán Vásquez, un joven de 20 años fue herido presumiblemente por la onda expansiva de algún explosivo. Por los daños internos y en la cabeza, falleció con paro cardiorrespiratorio y muerte encefálica. Es la tercera vida que se apaga desde que se inició el conflicto.

El Diario

0 comentarios:

Archivo