viernes, 1 de mayo de 2015

Consejos para tener buena memoria

Casi todos se han sorprendido cuando se olvidan de algún dato importante; sin embargo la pérdida de la memoria va de la mano con el envejecimiento. ¿Se podrá hacer algo para mejorarla? Por suerte sí. Conoce los alimentos que ayudan a conservala y a prevenir enfermedades como el alzheimer.

Los arándanos. Poseen antocianinas, un pigmento vegetal que les proporciona su color particular y que tiene la facultad de reducir el daño progresivo del cerebro. Además de ayudar a conservar la memoria, previene la demencia senil y el alzheimer. Los estudios demuestran que las dietas ricas en arándanos mantienen la mente más joven.

Manzanas. Son ricas en quercetina, un antioxidante que protege al cerebro de las enfermedades neurodegenerativas, entre otras ventajas. Los beneficios de comer una manzana al día son increíbles: protege al corazón, previene resfriados y mejora la memoria y la capacidad pulmonar. (Conclusiones presentadas en el Congreso de Biología Experimental de 2011, en Washington).

Moras y fresas. Las moras, gracias a su alto contenido en antioxidantes, estabilizan el azúcar en la sangre y tonifican la memoria. Las fresas tienen vitamina C y antioxidantes, poderosos reconstituyentes.

Espinaca. Esta verdura es rica en luteína, una sustancia que actúa como protectora de las células cerebrales contra el efecto degenerativo. También contiene ácido fólico, vitamina que ayuda a aumentar la velocidad con que procesamos la información y además mejora el rendimiento mental y concentración.

Apio. Tiene un alto contenido de luteolina, un componente que disminuye los efectos del envejecimiento y a la vez la liberación de moléculas que inflaman el cerebro y podrían provocar la pérdida de memoria. El aceite esencial del apio es usado por sus propiedades antioxidantes para reducir el colesterol en las arterias.

Pescado. Algunos como el salmón, atún, trucha o sardinas aportan ácidos grasos Omega-3, las grasas saludables que tienen un increíble poder cerebral, disminuyen los riesgos de accidentes cerebro vasculares y la demencia, retrasan el deterioro mental y juegan un papel importante en la conservación de la memoria.

Chocolate. El chocolate negro o amargo tiene poderosas propiedades antioxidantes y sustancias naturales estimulantes como la cafeína, que puede mejorar la atención, concentración y memoria. Con agregar a la dieta hasta 30 gramos por día se podría obtener todos sus beneficios sin aportar calorías extras.

Nueces. Las nueces y las semillas son fuentes de vitamina E, un antioxidante que está asociado con un menor deterioro cognitivo, sobre todo el que se produce con el paso de los años, por eso se sabe que potencian y mejoran la memoria. Además, combaten el cáncer, reducen el colesterol y protegen contra las enfermedades cardiovasculares.

Ginseng. Hay evidencia de que la raíz de esta planta puede fortalecer el cuerpo y aumentar la resistencia al estrés cotidiano. También se utiliza para disminuir los efectos del alzheimer, el trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH), el síndrome de fatiga crónica, mejora la memoria y el estado de ánimo de las personas mayores.

Palta. Una dieta alta en fibra, granos y frutas como las paltas (aguacates) y las fresas pueden disminuir el riesgo de enfermedad cardiovascular y que el colesterol malo suba a niveles incontrolables. Y como esto reduce el riesgo de acumulación de placa, se potencia el flujo sanguíneo hacia el corazón y cerebro.

0 comentarios:

Archivo