martes, 29 de octubre de 2019

Todos Santos con poca caña

29 oct.- Los comerciantes de caña de azúcar para la tradicional feria de Todos Santos, de la zona Villa Dolores, Distrito 1, se encuentran preocupados por la disminución de la llegada de este producto, debido a los bloqueos registrados en las regiones cálidas del país.

Según mayoristas y comercializadores, el producto esencial para la mesa de los difuntos, hasta el pasado año, en algunos casos, solía llegar en un camión para cada comercializador, sin embargo, ahora tuvieron que distribuir de un camión para todos, debido a los conflictos.

Una de las vendedoras, Bertha Arratia, lamentó que debido a la disminución del producto, el mismo, aumentó su precio hasta 2 bolivianos por caña.

“Ayer en la noche ha venido el camión, pero por los bloqueos está viniendo por otro lado, y está gastando más combustible, y ahorita estamos preocupados porque no sabemos si nos va alcanzar para que se lleve adelante la tradición”, contó.

Según Arratia, la disminución de caña llegó a un punto en que se prevé dotar de dos cañas por familia, “si antes se llevaban o para una sola mesa, ahora se deberán llevar dos”, continuó. En cuanto a los precios, los más grandes, hasta el pasado año, el par se vendía a 30 bolivianos, ahora se estima aumentará hasta 40 bolivianos, el par se vendía a 10, ahora será 15, comenta la señora en tono de preocupación.

FERIA DE TODOS SANTOS

Por su parte, comerciantes de diferentes productos invitaron a la ciudadanía alteña y paceña a pasar por la feria de Todos Santos, instalada en la calle 6 de Villa Dolores, y alrededor de la plaza Juana Azurduy, la actividad comenzó el fin de semana y se prevé estará hasta los primeros días de noviembre

Ellos a diferencia de los comercializadores de caña de azúcar, afirman que no se vieron afectados en la dotación de los diferentes productos tradicionales de la feria, como la pasankalla, masitas, thantha wawa, dulces con diferentes formas, suspiros, caritas para las thanta wawa y animalitos, hasta cerámica.

Cada 1 de noviembre, Bolivia tiene la costumbre de armar una mesa en honor a las personas fallecidas, con diferentes alimentos, para el segundo día trasladarse al cementerio donde reposan los restos o lugar simbólico, despedirlos, haciendo rezar los productos a ajenos y familiares, para que las almas llegadas el 1 de noviembre, retornen el 2 “sin pena alguna”.

SIGNIFICADO DE LOS PRODUCTOS

Josellin Lopez, una de las feriantes que año tras año participa de la feria compartió con el periódico El Alteño el significado de los productos que comercializa. “Tenemos aquí los dulces y los suspiros para evitar el cansancio, las escaleras para que las almas bajen y retornen, la cruz que representa el pecado de los familiares, corona que representa al alma fallecida”, afirma.

Doña Rosita, asegura que la feria se armó desde el sábado, y empezaron a comercializar desde el domingo, según ella, todos los productos están llegando con normalidad, “gracias a Dios aquí no les va faltar nada” comenta; sobre los precios, de la misma forma destaca que no variaron en relación al pasado año.

EA

0 comentarios:

Archivo