miércoles, 30 de octubre de 2019

Grupos promasistas causan temor y zozobra

30 oct.- Los movilizados en La Paz y Cochabamba mostraron resistencia frente a las violentas arremetidas de, al menos, tres segmentos organizados por el oficialismo que en su cometido de desbloquear hirieron a la ciudadanía, hicieron detonar dinamitas, apedrearon y quemaron propiedades privadas.

Ayer se cumplieron ocho días de protesta ciudadana en seis departamentos de Bolivia y la población se mantiene firme con paros cívicos contra los cuestionados resultados de los comicios del pasado 20 de octubre presentados por el Tribunal Supremo Electoral que, a pesar de las denuncias de fraude, declaró a Evo Morales y al Movimiento Al Socialismo (MAS) como ganadores absolutos.

La protesta que acompaña la determinación cívica de anular las elecciones, soporta la arremetida dirigida. Cochabamba es el departamento que mayores hechos violentos soportó durante la jornada de ayer en el puente Huayculi, debido a que los mineros llegaron en dos buses y dos volquetas. Según videos que fueron viralizados por redes sociales, embistieron con dinamitazos a la población que mantenía las vías bloqueadas.

Los sacabeños, con maquinaria pesada y volquetas de la Alcaldía, administrada por el MAS, recorrieron más de 10 kilómetros rumbo a la ciudad de Cochabamba y en el trayecto levantaron todos los objetos utilizados para bloquear las vías sin oposición alguna, pero al llegar al puente Muyurina se encontraron con una fuerte resistencia de jóvenes que impidieron su paso, desatándose una batalla campal con palos y piedras.

La población quedó indignada con el ataque artero de la turba contra la integridad de un joven que se trasladaba a bordo de una motocicleta. No obstante de dejarlo inconsciente, continuaron lastimándolo a puntapiés y posteriormente quemaron su vehículo.

A La Paz también llegaron mineros pro-masistas que pretendieron amedrentar a la población con el uso indiscriminado de dinamitas que está prohibido por ley en el país; sin embargo, los policías no impidieron la acción criminal que respalda al actual régimen de Gobierno y su continuidad.

Por otro lado, los choferes sindicalizados cometieron actos vandálicos en las villas paceñas y la zona Sur; nuevamente se enfrentaron con los vecinos movilizados, usando piedras y palos dañaron el ornato público.

El Diario

0 comentarios:

Archivo