domingo, 3 de marzo de 2019

El Alto festejará 34 aniversario en medio de división

El Alto, 4 mar.- La ciudad de El Alto cumplirá este miércoles 34 años desde su creación como cuarta sección municipal, en un panorama de consolidación del comercio libre y los temas de atención estatal aún pendientes, tanto desde el nivel central como el municipal.

El 6 de marzo de 1985 se creaba la ciudad de El Alto de La Paz a 4.150 metros sobre el nivel del mar. Pronto se convertiría en la ciudad más poblada del departamento y la segunda en crecimiento solo después de Santa Cruz, donde la migración altiplánica también es evidente.

La nueva urbe vivió por dos décadas el crecimiento desordenado de sus distritos, hoy 14, y con ello evidenció la necesidad de una planificación municipal que las administraciones de Conciencia de Patria - CONDEPA no pudieron atender del todo. Paralelamente, este crecimiento vegetativo vino acompañado de la organización corporativa, en este caso en justas gremiales y vecinales que definirían los rumbos del país en 2003.

La administración de José Luis Paredes fue el punto de inflexión tanteo en el crecimiento de infraestructura como en la sociedad de esas organizaciones sociales con la Alcaldía alteña.

Con todo, El Alto llega a este nuevo aniversario más independiente, con tres generaciones de comerciantes, muchos relocalizados del D.S. 21060, que por emprendimiento propio y haciendo la evasión impositiva han logrado amasar fortunas que se demuestran, por ejemplo, en la inauguración de este fin de semana del “Edificio de Iron Man”, en la zona 16 de Julio.

Ese complejo comercial, salón de fiestas y “cholet” andino, propiedad de la familia Poma Patzi, es solo el reflejo del crecimiento económico de estos vecinos comerciantes de repuestos de vehículos, ropa usada, electrodomésticos y actualmente mercadería china, que permite a El Alto tener una sociedades claramente verificable como liberal.

Sin embargo, los niveles de desempleo y de falta de infraestructura, roles del Estado en sus niveles central y municipal, son temas pendientes en los indicadores estadísticos que en 2001 hablaban de 63% de pobreza.

El régimen de Evo Morales se atribuye los datos que muestran el rostro pujante de El Alto, más aún con obras de infraestructura como el Teleférico con tres líneas que tienen parada en esta ciudad o las unidades educativas y enlosetados que el programa “Bolivia Cambia” desarrolla como parte del “paralelismo municipal” para el que fue creado.

El asambleísta de Unidad Nacional - UN, Marco Antonio Fuentes, coincide que en El Alto hay obras del Gobierno central, pero advierte que son insuficientes para una ciudad que derramó sangre para cambiar el modelo de Estado, aquel octubre de 2003.

“Es evidente que algo se ha hecho, hubiera sido algo impensable que en El Alto no se hubieran realizado obras e inversiones desde el Gobierno, pero, en esta última década Bolivia como Estado ha percibido mucho dinero producto de la venta del gas, gas que recuperó El Alto en la llamada Guerra del Gas en 2003, se pudo hacer mucho más en El Alto, hoy aún somos una ciudad con muchas necesidades, muchas industrias que antes estaban asentadas en El Alto, hoy están en Santa Cruz”, explica.

Desde el municipio administrado por la alcaldesa Soledad Chapetón se habla de desarrollo, obras y una ejecución presupuestaria del 83,23% en 2018.

“Cabe recordar que los pilares de la gestión edil son “El Alto, Ciudad Segura” en el cual se logró una ejecución de 84,45 %; “El Alto, Ciudad Moderna” con 81,61%; “El Alto con Institucionalidad” con 83,79%; y “El Alto, Ciudad de Oportunidades” que llegó al 82,02%, bajo la misión El Alto con cultura, valores y liderazgos propios, seguro, moderno, con equidad e igualdad de oportunidades, impulsa el desarrollo sustentable de la ciudad y se articula a la región”, cita la Agencia Municipal de Informaciones.

Pero esos datos son rechazados por algunos grupos de profesionales como aquellos que tienen contratos de infraestructura o dotación de insumos, impagos incluso desde 2016. Creen que si bien el presupuesto se ejecuta, los pagos no se desembolsan por el carácter burocrático del Municipio.

El partido gubernamental no deja pasar cualquier fecha para atacar políticamente y ahora es la ministra de Culturas, Wilma Alanoca, quien considera que los vecinos de El Alto están “abandonados y resignados” con la gestión de Chapetón.

“Cuando tú preguntas a los vecinos de El Alto por qué no está interviniendo el cordón de acero, este enlosetado o este equipamiento educativo, te contestan que ´ya para qué vamos a pedir algo a la Alcaldía` y están totalmente resignados, defraudados y abandonados”, dice Alanoca a la estatal ABI.

El Movimiento Al Socialismo - MAS tuvo en El Alto un bastión importante, tan importante que el voto alteño le dio mayoría a Morales las últimas tres elecciones, el referendo revocatorio y el referendo aprobatorio de la Constitución política del Estado, sin contar que en esta urbe ganó el “Sí” a la reelección indefinida con 310.114 votos en febrero de 2016.

Para el asambleísta Fuentes, empero, el MAS ha entrado en un proceso de agotamiento demostrado en las elecciones primarias en las que de 98 mil militantes inscritos por el oficialismo solo acudieron a votar por el binomio Evo Morales - Alvaro Garcia 23.137 alteños masistas.

“Eso demuestra el agotamiento del masismo en El Alto, lo cual, viabiliza una alternativa de triunfo de la oposición en El Alto, pero lo que la población está pidiendo en este momento es la unidad de la oposición, caso contrario el panorama político para la oposición será complicado”, reconoce Fuentes.

Alanoca cree que la intervención estatal, por ejemplo en la planta nuclear del Distrito 8, será la piedra angular de crecimiento para El Alto.

“Pretendemos ser en poco tiempo más una potencia científica y tecnológica, porque ahí tenemos 400 millones de dólares en proceso de inversión y ejecución en el Centro de Investigación Nuclear, considerado un proyecto novedoso y que nunca se lo manejó en Bolivia”, acotó en ABI.

Mientras se preparan los actos de celebración, paralelos como hace tres años, la familia Poma Patzi aprovechó el carnaval para ch’allar su “Casa de Iron Man” y el Club Always Ready, recién ascendido a la Liga Profesional de Fútbol, prepara sus siguientes partidos domingueros en el estadio de Villa Ingenio, en las caras emprendedoras y opuestas a la política que son el atractivo de esta joven urbe boliviana.

Visor


0 comentarios:

Archivo