domingo, 27 de mayo de 2018

Madre destacada desde su taller de electrónica

El Alto, 27 de mayo.- Este 27 de mayo, en el Día de la Madre, solamente fueron festejadas algunas mamás, pero otras la pasaron como cualquier otro día, ofreciendo sus productos a la venta, trabajando y pensando ¿qué va comer su familia?, cuidando a sus hijos, entre otras actividades que desempeñan para brindar a sus hijos educación y calor de hogar.

Un claro ejemplo de esta noble labor, es la función que desempeña Segundina Flores, madre de seis hijos y quien cumple la función de reparar en un taller de electrónica de El Alto, junto a sus empleados tiene la misión de dejar como nuevos televisores, radios, reproductores de DVD y otros.

Flores, oriunda de Corocoro, provincia Pacajes de La Paz, cuenta que migró a sus 10 años para trabajar y ayudar a su familia. “Gracias al trabajo de electrónica he logrado educar y cuidar a mis hijos, siempre con la misión de resistir y subsanar los obstáculos que te ofrece la vida”, explicó.

“Soy madre de seis hermosos hijos, el mayor tiene 45 y el menor 27, desde finales de los 80s trabajo en este taller de electrónica, como la electrónica es un trabajo varonil muchas veces fui discriminada por clientes varones”, explica Flores.

Tiene el semblante arrugado por su avanzada edad, algunos cabellos de color blanco por los golpes que le ha dado la vida, actualmente cuenta con 63 años y seis hijos mayores de edad. Flores, resalta su rol de madre, esposa y mujer luchadora, tiene diez nietos, la mayoría de sus hijos son casados y se siente orgullosa por la labor desempeñada.

El taller de electrónica de Segundina Flores queda ubicado en plena avenida Alfonso Ugarte de la zona Ballivián. Al igual que Flores, en la urbe alteña existen zapateras, hojalateras, voceadoras, metalmecánicas que día a día se sacrifican por llevar el pan a su hogar.

Texto y foto: Alberto Medrano
Fuente: Visor Bolivia


0 comentarios:

Archivo