miércoles, 15 de febrero de 2017

Se anunció la creación de la autoridad de fiscalización del sistema de salud pública, la libre afiliación y la estadía del actual gerente de la CNS por tres meses

La Paz, 15 de febrero.- El presidente del Estado en ejercicio, Álvaro García Linera, anunció, esta mañana, en conferencia de prensa, que el gobierno determinó la creación de una autoridad de fiscalización y control del sistema de salud pública, la libre afiliación de los asegurados y la estadía del actual gerente de la Caja Nacional de Salud (CNS) por tres meses para viabilizar la realización de las auditorías internas y externas en esa institución.

“El gobierno está preocupado por las deficiencias estructurales de las cajas y por esta promiscuidad entre algunos representantes de la dirección sindical, de médicos y de administración, que viene a ser la cuna de toda las corrupciones y esto hay que cambiar”, aseveró la autoridad nacional.

Por ello, el gobierno decidió la constitución, por decreto, de la autoridad de fiscalización y control del sistema de salud pública que tendrá la función de hacer cumplir las leyes, sancionar y castigar el incumplimiento de las mismas por parte de las cajas, castigar y multar a las cajas que incumplan las normas y brinden una mala atención a los asegurados y que tengan una administración deficiente.

“Tendremos una autoridad de control y fiscalización del servicio de salud pública, en general. No vamos a intervenir las cajas, las vamos a fiscalizar, vamos a hacer entrar en norma al sistema de las cajas que en los últimos 40 años se ha basado en un régimen de anarquía generalizado, y buscaremos la protección del asegurado”, aclaró.

Asimismo, García Linera señaló que se determinó, por decreto, la libre filiación de los aportantes a los sistemas de salud, “estamos modificando el código de salud, es decir, que los trabajadores de un ministerio o de una empresa podrán afiliarse de manera libre y voluntaria, como colectividad, al sistema que deseen, ya sea una caja o al sistema de salud pública que depende del gobierno”, explicó.

“Este es el año del trabajo por la salud de los bolivianos y el gobierno va a involucrarse directamente para garantizar, con inversiones y con formación profesional, el mejor sistema de atención de la salud para los bolivianos y, en particular para los afiliados que voluntariamente quieran desplazarse de la caja a otra caja o al sistema de atención de salud pública”, agregó.

Finalmente, el presidente en ejercicio comunicó que también se decidió que el actual gerente de la Caja Nacional de Salud, Alfredo Jordán, permanezca durante tres meses en esas funciones con el fin de viabilizar las auditorías internas y externas de todo el sistema de la CNS.

“Tiene que haber auditorías, comenzando por el directorio, pasando por los gerentes nacionales y departamentales que han estado involucrados en el manejo de millones de bolivianos, anualmente la caja administra aproximadamente 2.500 millones de bolivianos”, añadió.

Cumplidos esos tres meses, se elegirá a otro gerente que “permita sacar a la caja de este lodazal en el que se encuentra actualmente”, agregó.

Por otro lado, la autoridad nacional aseveró que el gobierno no utilizará ni un solo centavo de los afiliados para la implementación del seguro único de salud, pues cuenta con los recursos necesarios para llevarlo adelante.

“Los aportes de los afiliados se mantendrán para las cajas, el sistema universal de salud se va a constituir con otros recursos provenientes del TGN, de los municipios y de las gobernaciones. Este sistema será paralelo al de la CNS y abarcará a todos los bolivianos”, acotó.

García Linera indicó que la CNS se constituye en uno de los sistemas de atención de salud más grandes del país, con cerca de tres millones de afiliados, más sus familiares; pero que es el que peor atención brinda al público.

Asimismo, el mandatario de Estado destacó la presencia de profesionales médicos, enfermeras, auxiliares y administrativos que cumplen con total abnegación sus funciones para con los asegurados; pese a ello la institución presenta serias deficiencias como las largas filas para conseguir una ficha para la atención, la falta de hospitales, de camas, la deficiente atención de pacientes graves, el uso de implementos y equipamientos obsoletos, además, de la mala distribución de medicamentos.

También, señaló que “existen denuncias de cuoteos de cargos, de compra de cargos entre algunos dirigentes, de corrupción, de sobreprecios en la compra de medicamentos, en la compra de instalaciones y en la construcción de hospitales; todos esto se traduce en una muy mala atención al asegurado”, complementó.

“Las cajas están enfermas y tienen graves deficiencias estructurales, buena parte de ellas se deben fundamentalmente al surgimiento de pequeñas roscas influyentes, pequeñas mafias, compuestas por algunos dirigentes tanto de la parte médica como de la parte administrativa que han tomado el poder y se han involucrado en la gestión de la salud”, enfatizó.

Bolivia Vice


Archivo