sábado, 4 de abril de 2015

Dirigentes gremiales de El Alto en el ojo de la tormenta

Comerciantes de la ciudad de El Alto denunciaron que, al menos la mitad del pago por patentes (impuestos) que realizan anualmente al municipio de esta urbe, termina en bolsillos de algunos dirigentes de su federación; pero los sindicados rechazaron la acusación.

Benito M., gremialista de la zona San Martín, dijo a Erbol que él paga cada año 15 bolivianos de impuesto por su puesto de venta y aseguró que la mitad de ese dinero termina en manos de sus representantes.

“Digamos que al año en total se recauda 2 millones de bolivianos, un millón se va a la Federación de Gremialistas, para que Braulio Rocha sea el representante máximo de la federación, construya albergues o espacios de ayuda social, pero ninguno de estos compromisos se cumple. A veces nos preguntamos dónde irá ese dinero”, cuestionó.

Otra comerciante de la Ceja agregó que los dirigentes de los gremialistas del El Alto no trabajan y sólo viven de las recaudaciones de sus afiliados.

“Rocha vive de nuestras costilla, los dirigentes no trabajan y ganan de los aportes que realizamos nosotros, yo quiero que se cambie a ese dirigente”, protestó.

En cambio, Andrés Chanco, dirigente de la Federación de Trabajadores Gremiales de El Alto, rechazó la sindicación de sus afiliados contra el máximo representante gremial, Braulio Rocha e indicó que todo es falso.

“El compañero (Braulio Rocha) no permite la corrupción, lo recaudado de los patentes se va a la Alcaldía, algunos dicen que el 50 % se va a la dirigencia, eso es falso, totalmente falso”, enfatizó.

Sin embargo, Fanny Nina y Gregorio Yana, excandidatos a la alcaldía alteña, insistieron que la mitad de lo recaudado por concepto de patentes, va destinado a la dirigencia de los gremialistas solo el resto se deposita en cuentas del Gobierno Autónomo Municipal de El Alto (GAMEA).

Mientras algunos comerciantes aseguran que el 50 por ciento de sus patentes se destina para sus dirigentes, otros desconocen dónde termina el dinero que aportan.

“La verdad no sé que hacen con el dinero, sólo nos dan una factura después de que hemos cancelado”, afirmó una vendedora de comida, asentada en la Ceja.

El patente es el pago de impuesto que toda comerciante afiliada a alguna federación u organización realiza cada año.

Alrededor de 400 mil gremialistas de 548 asociaciones se encuentran en diferentes centros de abasto de la urbe alteña. El pago por patente oscila entre los ocho y 25 bolivianos, dijo Chanco.

La Federación de Trabajadores Gremiales está dirigida desde hace más de 15 años por Braulio Rocha, que es cuestionado por una fracción de sus afiliados de presuntos actos de corrupción porque hasta a la no habría realizado ni siquiera un descargo del dinero que administra.

El miércoles, El Alto fue escenario del resurgimiento de una disputa por el control de la dirección de los gremiales. Un sector dirigido por Henry Illanes intentó tomar por la fuerza el edificio donde se encuentran las oficinas de la federación.

“Braulio Rocha va a ser expulsado públicamente, lo que hicimos (el miércoles) es expresar nuestro repudio a este dirigente corrupto que quiere seguir encaramándose en la dirigencia (…) mi obligación es expulsar a Rocha y convocar a un congreso, para que un nuevo y restaurado comité ejecutivo empiece hacer gestión para el sector gremial”, aseveró entonces Illanes.

Erbol

0 comentarios:

Archivo