lunes, 27 de abril de 2015

Bautizo masivo en El Alto

La llegada del papa Francisco es aprovechada para promover bautizos, primeras comuniones y confirmaciones masivas. Para cumplir estos sacramentos, el padre Sebastián Obermaier, párroco de El Alto, envió 10.000 cartas a católicos invitándoles a sumarse a la iniciativa.

La primera ceremonia masiva será el bautizo de niños, adolescentes y adultos programado para las 09.00 del sábado 23 de mayo en la parroquia Cuerpo de Cristo. Luego se oficiarán primeras comuniones y confirmaciones hasta antes del 8 de julio, fecha en la que arribará el Sumo Pontífice.

“A Teodoro Mamani le mandé la carta diciendo que su hijo de un año todavía no está bautizado y le invité a que reciba el sacramento del bautizo. Mis colaboradores me apoyan para enviar misivas, la mayoría personales”, puso como ejemplo de la cruzada el padre Obermaier.

El sacerdote explicó a La Razón que tras celebrar el bautizo masivo, se preparará a los feligreses para la primera comunión y confirmación. “Todavía no está definida la fecha exacta, pero los interesados ya se pueden inscribir en la parroquia Cuerpo de Cristo o en otras zonas aledañas”, agregó.

Matrimonios. Ante la consulta sobre la celebración de matrimonios masivos, el padre explicó que no podrán realizarse debido a que después de la misa religiosa las parejas realizan fiestas en locales y no será posible hallar una sola fecha.

“Será difícil para las parejas o sus padrinos conseguir locales en un solo día, por eso se oficiarán las celebraciones incluso en días particulares, sobre todo los viernes. Pido a los que viven en concubinato o son enamorados que se casen antes de la llegada del Papa, para mostrarle que tenemos una iglesia activa y fuerte”, manifestó.

En tanto, el coordinador general de las cinco comisiones encargadas de los preparativos para la llegada del Pontífice, monseñor Aurelio Pesoa, dijo que en la reunión anual de obispos de Cochabamba (del 15 al 17 de abril) se sugirió la posibilidad de que las Arquidiócesis pidan que los párrocos oficien celebraciones masivas de bautizos, confirmaciones y matrimonios.

“Solo fue una sugerencia, no un instructivo. Es posible que la Arquidiócesis de El Alto haya emitido el comunicado. Lo que realiza el padre Obermaier no es nada irregular”, indicó.

En El Alto ya se pueden ver gigantografías alusivas a la llegada de Francisco, el segundo Papa que visitará el país. Una se encuentra en la avenida 6 de Marzo con el mensaje “Soy Católico” y la otra, en la avenida Bolivia, Plaza de la Cruz, y el mensaje indica “Papa Francisco, Bolivia te quiere”.

El Santo Padre pisará suelo boliviano el 8 de julio, cuando el avión de la empresa Boliviana de Aviación (BoA) arribe al hangar presidencial de El Alto, donde será recibido por autoridades de Gobierno y representantes la Conferencia Episcopal Boliviana.

Después del saludo protocolar descenderá a La Paz y tras un breve encuentro con la población y diplomáticos se trasladará a la ciudad de Santa Cruz, donde el 9 celebrará la misa masiva de más de dos horas. Al mediodía del 10 partirá rumbo a Paraguay.

Argentinos llegarán para la misa en Santa Cruz

Autoridades argentinas gestionan el ingreso a Santa Cruz de la Sierra de cientos de personas del vecino país que llegarán para ver al papa Francisco el 9 y 10 de mayo.

“Se esperan muchos miles de feligreses argentinos. Por lo pronto vienen organizados unos 500 argentinos que llegan para participar del Segundo Encuentro de Movimientos Sociales”, aseguró el embajador de Argentina, Ariel Basteiro.

El diplomático explicó que la última semana hubo reuniones en las cancillerías boliviana y argentina para “ayudar y facilitar todo el proceso que va a ser (el ingreso) de Argentina por la frontera para llegar a Santa Cruz”, donde Francisco permanecerá dos días.

Basteiro prevé el viaje de comunidades religiosas, de jóvenes, gente del norte argentino que no solo arribarán a Santa Cruz, otros se preparan para viajar a Paraguay, donde el Pontífice estará entre el 10 y 12 de julio.

“Esto va a ayudar a algunos sectores, Paraguay está más cerca que Bolivia y la presencia argentina se dividirá para ver al Papa”.

Según el embajador, la visita del Sumo Pontífice es muy importante porque demuestra la admiración de Francisco por el presidente Evo Morales y la población.

El cardenal Terrazas abandona la clínica

El cardenal Julio Terrazas abandonó la clínica Incor al mediodía de ayer, donde permaneció internado 12 días debido a un problema renal, cardíaco e infección intestinal. Se evidenció la pérdida de peso.

Terrazas salió de la clínica particular acompañado por el arzobispo de Santa Cruz, monseñor Sergio Gualberti, personal médico y familiares. Al abandonar el centro saludó con la mano y se observó que una delgada sonda está conectada a una de sus fosas nasales.

“Confiamos en que el Cardenal pueda recuperarse y pueda recibir al papa Francisco en el mes de julio”, comentó Gualberti.

El médico de cabecera, Herland Vaca Díez, dijo que Terrazas continuará con tratamiento en su vivienda particular, donde se le realizará la diálisis peritoneal de manera cotidiana. Un equipo médico y personal religioso de apoyo vigilará de forma permanente la evolución de su salud.

La extrema delgadez del prelado no pudo ser escondida por la camisa que llevaba puesta; si bien los galenos ya habían alertado que perdió al menos 12 kilos en los últimos meses, esto sería por una dieta alimenticia inadecuada.

El tratamiento permanente de la diálisis peritoneal será llevado a cabo en el domicilio del Cardenal, no tendrá que trasladarse a la clínica. Los médicos son optimistas debido a que el religioso ya recibe alimento sólido y recuperará su peso.

El 10 de abril Terrazas fue internado en la clínica Urbari por un problema digestivo, ahí le detectaron que tenía problemas renales, tras cinco días fue trasladado al centro particular Incor para ser sometido a una cirugía.

Vaca Díez sostuvo que la salud del Cardenal evoluciona favorablemente. Los feligreses mantienen la esperanza de que el obispo boliviano estará acompañando al papa Francisco en su visita al país.

La Razón

0 comentarios:

Archivo