lunes, 17 de noviembre de 2014

Consejos para la futura mamá

Para muchos es muy difícil de creer que la placenta se había podido infectar durante el embarazo, pero esto no es todo, porque entre las consecuencias de esta infección es que la gestante podría perder el feto y en otros casos desencadenaría a un parto prematuro. Para conocer más las ginecólogas Desireé Mostajo y Máxima Ramos, puntualizan en las maneras de esta infección y sus consecuencias.

¿Qué sucede? Durante la gestación de algunas embarazadas se da la "corioamnionitis" que es una infección del líquido amniótico y las membranas que lo contienen. Por lo tanto, Ramos explica que lo que ocurre es una infección ascendente que comienza desde la vagina hacia dentro que sube por las membranas y esta no solo afecta a la placenta sino también al feto.

Causas. "A raíz de esta situación surgen las amenazas terminando en un aborto. Puede darse un óbito fetal porque la infección puede matar al bebito", resaltó.

En otros se da cuando la paciente tiene un embarazo de alto riesgo y este le conlleva amenazas de aborto, tiene un poco de sangrado luego eso se infecta y sube la infección.

También es causado cuando hay ruptura de bolsa y si la embarazada no desencadena parto, entonces tiene que estar en reposo hasta que lo haya y si lo hay, se debe hacer trabajo de parto.

Situaciones. Generalmente las corioamnionitis terminan en un aborto, expulsando al feto si se trata de un embarazo mayor o un aborto espontáneo cuando el embarazo es menor a 20 semanas. "Cuando se detecta a tiempo y dependiendo del caso se da tratamiento", indicó Mostajo.

Síntomas de la embarazada. Cuando la infección no se diagnostica a tiempo, las pacientes presentan algunas sintomatología pasando mucho tiempo con dolor permanentemente. Y cuando hay ruptura de bolsa pueden presentar un cuadro febril.

0 comentarios:

Archivo