domingo, 28 de septiembre de 2014

Consejos para ir al dentista

La escena es muy habitual. Generalmente la primera visita al dentista puede llegar a ser algo traumático en la familia, tanto para padres como para los niños. Pero, según los especialistas, todo tiene solución y por eso aconsejan seguir al pie de la letra algunos consejos para llevar a los "peques" a hacerse revisar los dientes.

Prevención. Lo mejor es llevar al odontopediatría desde que nace el bebé, no cuando el niño comienza a tener dientes o caries, sino "porque la madre va a una orientación con su bebé para que su niño crezca sin caries", indicó la odontopediatra Shirley Flores del consultorio Biodental (en la Av. San Martín, comercial El Chuubi ).

Razones. Por su lado, Raúl Gamarra, odontólogo del consultorio Sonrisa Feliz (Av. Brasil, calle Pailón, #2225), explicó que cuando llevan al niño desde "pequeño" saben que el doctor no les va hacer daño, ya que se va acostumbrando a que el profesional los revise y enseñe la manera correcta de cepillarse, además, que "mientras más se visite al médico el riesgo de tener caries se reduce y por ende, tampoco habrán los dolores por este problema".

Hábito. Flores aseguró que para que el bebé se vaya acostumbrando a la limpieza de la boca, hay productos especiales a base de hierbas naturales para que los padres le limpien las encías con una gasa, aunque no tengan dientes.
Asimismo, Raúl Gamarra recomendó que uno de los remedios caseros más usado para la limpieza de las encías es humedecer una gasa esterilizada en agua de manzanilla o agua destilada y pasar por dentro de la boca del bebé.

Para la atención. En el caso de que los padres no hayan realizado este procedimiento de limpieza con el niño desde temprana edad y los dolores comienzan a aparecer, lo que hace el médico es tratar de animarlo para que pierda el miedo de alguna otra experiencia.

Rumbo al odontólogo. Al salir de casa de emergencia rumbo al odontólogo, "los padres tienen que intentar crear un ambiente de confianza con el niño, explicarle que lo van a curar y no asustarlos", recalcó Flores.

Prohibido. "Hablar con los infantes de que se les va a poner una inyección, como castigo de alguna cosa no es para nada aconsejable, porque inmediatamente el pequeño va a relacionar que toda persona vestida de blanco es médico y que es mala o le va hacer daño", reclacó el galeno.

Importante. "La odontopediatría comienza con la mujer embarazada porque es súper importante la orientación a esa 'mami' para que el pequeño no contraiga la bacteria de la caries", indicó Flores.

0 comentarios:

Archivo