lunes, 28 de julio de 2014

Consejos para dar besos y caricias - Mujeres

Si pensabas que el punto G (zona de excitación) era solo uno, pues déjanos decirte que estas equivocado. Continúa leyendo que las sexólogas Carolina Rivero y Liliana Zabala explican sobre las 12 zonas erógenas en tu pareja. Claro que esto va a depender de cada mujer, debido a que no existe un manual generalizado.

Parte interna de los muslos. La sexóloga explicó que dada su cercanía a los genitales, resulta sumamente erótica en los juegos de caricias.

Cabello y cuero cabelludo. Rivero explicó que “en general realizar caricias en el cuero cabelludo produce un estado de relajación, pero no en todas. Para saber si le gusta o no, hay que probar o mejor preguntar”.

Orejas. La experta indicó que algunas se excitan cuando le hablan al oído por dos razones: el tono de voz está siendo muy suave, como un murmullo y dos, debido a la cercanía de los labios por la vía auricular , lo que produce excitación.

Nuca, cuello y hombros “La nuca, el cuello y la parte que desciende del cuello también son zonas bastante sensibles”, aseveró Rivero.

Ojos. Besos suaves y tranquilos sobre los ojos cerrados estimulan los nervios parasimpáticos de los párpados, produciendo una relajación que hace más sensible la relación, sostuvieron las profesionales.

Boca y lengua. Estas son zonas de gran erotismo. “A la pareja le ayuda a relajar todo”, apuntó Zabala.

Zona axilar y cara interna del antebrazo. “Sobre todo si en esta zona cuando hacen una presión super suave y delicada, como los besos de mariposa que hacen los papás con las pestañas, cuando éramos bebés.

Mano. Zabala indicó que debajo de la palma de la mano es una zona bastante erógena. “Es cosa de enseñar al varón a utilizar la parte táctil para estimular a su pareja”.

Abdomen. Para algunas personas esta zona es muy sensible a las caricias suaves, “pero no mucho, porque si le hace cosquillas, la persona se ríe y se va todo el erotismo”, enfatizó Rivero.

Columna vertebral. “Sobre todo a los costados, se trata de una zona altamente sensible a la caricia erótica”, subrayó Rivero. Asimismo, recomendó a las parejas empezar realizando un masaje algo fuerte para bajar la tensión de los músculos.

La parte baja de la espalda. Es otra parte clave, para algunas personas, mientras más baja mejor por su cercanía a los glúteos.

Dedos. Muchas disfrutan de la estimulación oral de los dedos, así como de la imagen visual erótica que se crea mientras la pareja coloca dedos propios o ajenos en su boca.

0 comentarios:

Archivo