martes, 17 de junio de 2014

Aventuras del entrevistador en el colegio Juan Capriles de El Alto

Por Luis Tito Suntura Alvarado
PERIODISTA Y PROFESOR DE Cs. SOCIALES - SECUNDARIA

“El emporio de progreso de U.E. Juan Capriles que comience con los hijos de los campesinos, de los obreros a materializar el sueño que tuvo mi padre Juan Capriles”

Don Juan José Capriles Márquez, es uno de los hijos de Juan Capriles, su padre fue conocido como el consagrado poeta nacional, escritor y meritorio maestro de la época republicana que hoy lleva en alto su nombre uno de los primeros colegios y el único en la ciudad de El Alto, llamado Juan Capriles, quien en vida le decía a sus hijos, “que la ceja se iba multiplicar en progreso, en ciencia, en educación” expreso antes de su fallecimiento del año 1953.

El hijo Juan José Capriles Márquez, autor del libro Juan Capriles que relata pasajes y anécdotas de su progenitor, él tiene cabellos emblanquecidos por la vejez, es alto y corpulento y ágil de caminar. Mientras tanto, en el patio central del Colegio Juan capriles los estudiantes, padres de familia y los profesores se preparaban para el recibimiento del padrino de la Promoción 2014 del turno de la mañana para llevar adelante el acto de Toma de nombre.

Cuando lo encontré, estaba muy contento y alegre como un muchacho de 20 años junto a familiares que le acompañaban en el patio del Colegio Juan Capriles, quien regalo ternura a propios y extraños.

Don Juan José Capriles Márquez– le dije- soy periodista y profesor de Ciencias Sociales del Colegio Juan Capriles, turno tarde y quiero hablar con Usted.

Por favor – respondió gentilmente- que bueno, estoy a sus órdenes, me dijo extendiendo su grande y huesuda mano derecha-, ¿De qué cositas quería hablar conmigo?

De su presencia en el colegio que hoy lleva el nombre de su extinto padre Juan Capriles,- dijo: mirando al horizonte - la verdad hay mucho que contar – “Nosotros estamos a disposición de todo lo que puede el colegio, estamos cooperando evidentemente de manera indirecta pero me gustaría conversar con ustedes con la promoción que va salir este año y las futuras, porque el gobierno Ruso, actualmente, está permitiendo que los que quieran hacer profesiones o especialidades puedan trabajar y además estudiar y autofinanciarse; tenemos mucho cariño al colegio, para la mañana, tarde y noche, esto viene desde su fundación, estamos siempre pendientes de los progresos, de las alegrías, de las tragedias, de lo que suceda en el colegio que lleva el nombre de mi padre y con orgullo lo digo, es uno de los colegios que nos han dado mayor satisfacción dentro de los fiscales. y hoy vengo apadrinar a los bachilleres del turno de la mañana”.

DE PANADERIA A COLEGIO… MATERIALIZADO UN SUEÑO DE JUAN CAPRILES

¿Usted recuerda por que lleva el nombre de su padre y cómo se fundó el colegio?

- respondió: entrecortado entre sus palabras –“La Historia es esta, un día de esos Hernán Siles y Federico Álvarez Plata me llamaron al Palacio de Gobierno y me dijeron, mire quisiera que vengue con su madre más con sus hermanos, posteriormente, nosotros fuimos al palacio y hay teníamos dos posibilidades, había en ese entonces lo que se llamó Colegio Experimental Naciones Unidas en Miraflores y también nos indicó que vamos a fundar un Secundario en el Alto, entonces yo le dije, en El Alto, me dijo ¿por qué?, porque, mi padre, lucho cabalmente por las clases campesinas, si se educan van a tener un destino mejor, las clases obreras con sus hijos tienen que superarse, porque solamente, la educación puede permitir primero la libertad y segundo el progreso.

Por eso entonces, aceptamos que lleve el nombre de mi padre, pero algunos familiares me dijeron que te pasa, la Ceja esta desierto, les dije, que van a ver ustedes porque, en la visión de Juan Capriles, veía una ciudad que se iba multiplicar en progreso, en ciencia, en educación y creo que lo estamos viéndolo que soñó, entonces, yo lo que dije, la verdad que se necesita definitivamente hacer del Colegio Juan Capriles, un emporio de progreso que comience con los hijos de los campesinos, de los obreros a materializar el sueño de mi padre, por eso se hizo un decreto en esa época del año 1.958 y se fundó, yo me acuerdo, que cuando llegamos me dijeron esto va ser el colegio, era una panadería que iba cayéndose, yo dije, la verdad, este es una semilla y las semillas van prácticamente se van desarrollándose y vamos a tener un colegio estupendo y ahora con gran satisfacción vemos que es una unidad escolar.

EL CAMPESINO ES FELIZ SIN ESTUDIAR, MI PADRE LES DECÍA Y USTEDES TAMBIÉN DEBEN DECIR QUE LOS BURROS DEBEN SER FELICES

Mientras Don Juan José Capriles relataba emocionado por los viejos recuerdos, más gente se concentraba en el patio del colegio; cuando le preguntaba:

¿recuerda qué obra más importante hizo en tema de educación su padre Juan Capriles?

- respondió gentilmente- “muchas, en realidad mi padre tenía un grupo de amigos conformado por Avelino Siñani, Oscar Alfaro, que cabalmente querían hacer las normales rurales en el campo, donde existía una gran lucha con la clase dominante, quienes les decían a mi padre, que el campesino es feliz sin estudiar, mi padre les decía y ustedes también deben decir que los burros deben ser felices…, por lo tanto, mi padre luchó mucho por hacer una normal en Canasmoro – Tarija, lo que secundo mucho Avelino Siñani, yo creo que lo que se está haciendo es bueno, porque la liberación del hombre comienza en la educación y si hay educación, el hombre va ser libre, va ser progresista, sin educación el hombre se muere como un siervo como hemos visto durante los 500 años, del campesino se hizo nada más que un siervo, que labraba la tierra, que era explotado, ahora los hijos de los campesinos saben de leyes, saben cómo tienen que desarrollar su progreso para materializar el sueño de quienes en ese entonces eran nombrados como comunistas.

Los bachilleres Caprilistas que hagan un juramento de salir profesionales.

A tiempo de concluir, acotó, que “yo visitaré pronto para hablar con todos ustedes, el cariño es para los tres turnos, el cariño no tiene horas, el cariño lo tenemos todos los presentes para indicar que mi pedido será que los bachilleres caprilistas sean profesionales, ahora que hay tantas ventajas, el que no es profesional es porque no quiere, todos deben salir profesionales, los bachilleres caprilistas hagan un juramento de salir profesionales para el progreso de este país que tanto necesita de gente técnica, de médicos, de buenos abogados, de ingenieros etc., estamos viendo que hay desarrollo.

Finalmente preguntamos si hubiera posibilidad de viabilizar becas para estudiantes, el entrevistado, recordó, que eso queremos hablar cabalmente ¡pero en silencio! con los estudiantes abordaremos ese tema, la suerte es de becar al mejor alumno, ojalá volvamos a esos tiempos, concluyó.

TSA



0 comentarios:

Archivo