lunes, 12 de mayo de 2014

Lanús en el ojo de la tormenta: Copa Libertadores 2014

Agustín Marchesín terminó caliente por los fallos arbitrales y acusó a Merlos. "Vino a la fiesta y quiso ser un poco protagonista", tiró. Y agregó: "Es un soberbio, no se le puede hablar".

Lanús cayó en la Boca, con algunos fallos polémicos, y Agustín Marchesín no pudo ocultar la bronca. A la salida del vestuario, el arquero no se guardó nada y fue directamente contra Merlos, juez del partido.

"En el primer gol estaba un metro adelantado, lo veo yo. No se que estaban mirando estos tipos", comentó, antes de acusar al arbitro de haber contribuido con la fiesta Xeneixe: "El fue un invitado. Vino a la fiesta y quiso ser un poco protagonista". También tuvo artillería para el colegio de árbitros y la AFA, ya que según su opinión "nadie dice nada por que esto es Lanús. Del otro lado estaba Boca, es una vergüenza".

Marchesín, que fue amonestado por Merlos, comentó que el juez puso "nervioso al equipo por su forma de ser" y que nunca había vivido una situación así.

"Es la primera vez que un capitán no puede dirigirse al árbitro, nunca me pasó. Es un soberbio, no se le puede hablar", siguió Agustín, indignado. Además, el arquero opinó que deberían tomarse medidas ya que "si no están preparados no pueden dirigir en Primera".

Otro que recibió las críticas fue el juez de línea que le anuló dos jugadas claras a Santiago Silva: "Todas las situaciones de gol, el lineman se encargó de pararlas".

Erbol

0 comentarios:

Archivo