lunes, 31 de marzo de 2014

Basquetbol boliviano al rojo vivo

El inicio del campeonato profesional del básquetbol boliviano, denominado Libobasquet, abrió nuevamente las puertas para los aficionados de este deporte en el país, que contrariamente a lo que sucede en otras latitudes, tiene muchas particularidades.

Uno de esos ejemplos es Julio Mendoza, jugador de Amistad de Sucre, que se impuso a Universidad Católica de Cochabamba en condición de visitante por la cuenta de 93 a 91.

Mendoza es uno de los jugadores de menor estatura entre los que forman parte de los quintetos bolivianos, pero dio muestras de una enorme calidad a la hora de tomar el balón en las manos.

Medrano es un símil (por definirlo de alguna manera) de Kalvin Jerome Marphy, que es uno de los pocos jugadores de “baja estatura” que entró en el salón de la fama en Estados Unidos.

El tarijeño, que tiene una estatura de un metro 65 centímetros (normal para nuestro país) es el armador de Amistad y un certero anotador desde la línea de tres, como lo demostró en los momentos más importantes con cotejo contra los vallunos.

Llama también la atención en este estudiante universitario, la rapidez para el dribling y para quitar el esférico en defensa.

“Este es un campeonato con mucho nivel y creo que el partido jugado contra la Católica así lo demostró”, dijo el basquetbolista, que de ninguna forma pasará inadvertido.

Para Mendoza, el certamen es una buena iniciativa que impulsará nuevamente al deporte de la canasta al lugar que en algún momento tuvo en el concierto nacional.

En declaraciones efectuadas a la Red Deportiva, programa de la ciudad de Cochabamba, Mendoza sostuvo que

espera llegar a jugar por el tìtulo de este certamen, mientras que en la tribuna alguien recordaba que en todo caso "fue David quien derrotó a Goliat".

Erbol

0 comentarios:

Archivo