lunes, 17 de febrero de 2014

Consejos para evitar la tortícolis - Niños

Su hijo amaneció llorando y con el cuello enderezado a un lado, tenga cuidado de no corregirlo a la fuerza porque podría tratarse de una tortícolis. Para evitar esta fatiga con su niño, el pediatra, Fabián Barja, recomienda cómo evitar y solucionar si atraviesa por esta situación.

Dolor de cuello. Tortícolis, es una inflamación del músculo lateral del cuello esternocleidomastoideo, es el músculo que se utiliza para girar la cabeza. Literalmente significa “cuello torcido”, que se refiere a la posición de la cabeza. Este signo de enfermedad, puede ocurrir en todas las edades, desde recién nacidos hasta adultos. Puede desarrollarse antes del nacimiento (congénita) o postnatal (adquirida).

Causas comunes. Afecta por dormir con almohada muy baja ya que el músculo se estira y está expuesto a enfriamiento. La cabecera debe ser del mismo nivel del cuello.

¿Cómo identificarlo? El niño amanece llorando. No puede enderezar su cuello porque despierta con el mismo encogido para el lado sano, ya que el lado inflamado es el que amanece torcido.

¿Se alivia con ejercicios? Para tratar una tortícolis se debe ir al médico, cuanto antes mejor. Se recomienda no curar la tortícolis en casa tratando de hacer algún tipo de ejercicio porque puede ser que sean síntomas de otra enfermedad.

Mejor solución. El médico le recetará una pomada antiinflamatoria. Asimismo, se puede dar una "fisioterapia con onda corta que fomenta el calor para que el musculito comience a relajarse". Por otra parte, también hay medicamentos por vía oral.

En casa. Si el niño amaneció con dichos síntomas y en caso que los padres no puedan llegar rápidamente a un médico, se puede calentar una bufanda con una plancha y ponérsela en el cuello o zona dolorida, hasta llegar a la consulta con el especialista.

Almohada ideal. Si la tortícolis continúa durante unos días, puede comprar a su niño una almohada cervical, especialmente diseñada para cuidar el cuello y evitar que padezca este molesto dolor y otros similares.

Mucho cuidado. Hay muchas causas de tortícolis, que no todas son por problemas en los músculos, también en raras ocasiones puede ser causada por anomalías óseas de la columna vertebral, problemas de visión o alteraciones neurológicas.

0 comentarios:

Archivo