miércoles, 29 de enero de 2014

La Batalla del Chacaltaya se produjo en El Alto

La revista “7 Días” del periódico “Cambio” de fecha 27 de octubre de 2013, dedicó y por justicia histórica, referencias acerca de la “primera” Batalla por la Independencia de Bolivia, ocurrida el 27 de octubre de 1810, según la nota, en escenarios aledaños a la actual Cotagaita.

Aunque es muy probable que en la publicación, involuntariamente se haya omitido sustentos bibliográficos para esa reseña, por lo que se hace necesario, plantear no sólo consideraciones, sino evidencias de la ocurrencia primigenia de los hechos bélicos de 15 años, que encontraron su corolario en la “Batalla de Tumusla”, y la que dio paso, a la firma del Acta de la Independencia de nuestra nación.

Con el propósito de continuar con la búsqueda de precisiones en nuestro, aún anublado pasado, se esboza este intento de aclaración histórica a la referida publicación

El 25 de octubre de 1809, el actual territorio que ocupa la Ciudad de El Alto, sirvió de espacio geográfico para el primer enfrentamiento armado entre el ejército patriota y las fuerzas realistas, hecho que dio inicio a la “Guerra por la Independencia”, por lo tanto, ese hecho es calificado como el inicio de un largo proceso bélico, y no un año después (1810), como presentó la nota en cuestión.

La “Batalla de Chacaltaya” (1809), fue la interpretación de las más fecundas concepciones libertarias de la época; y su estrategia, el resultado del episodio patriótico que reflejaría las condiciones bélicas de los siguientes años, es decir, la precariedad del armamento, la impericia en las tácticas militares, la ausencia de soportes económicos para su sostenimiento y, fundamentalmente, la aislada y dispersa reacción de las fuerzas rebeldes, representaron características que contrarrestaron al valor, a la entereza, al patriotismo e inclusive, el sacrificio de sus vidas, en aras de los preconizados ideales.

José Gabriel Castro, español de nacimiento, quien llegó en julio de ese año a La Paz, e inmediatamente abrazó la causa independentista dirigiendo al ejército patriota en esa épica jornada, que enfrentó a José Manuel Goyeneche arequipeño de nacimiento y que, estuvo al servicio de la Corona Española. Es decir, el primero español, luchó contra el poder español; y el segundo americano, combatió la aspiración americana.

Pese a esas sus procedencias y actuaciones circunstanciales, la “Batalla de Chacaltaya”, calibró las desigualdades de beligerancia de los siguientes años. Esta “inaugural” contienda fue acreedora de descripciones históricas, generalmente loadas por la entrega inobjetable a la causa y a los sentimientos libertarios.

Algunas apreciaciones acerca de este épico hecho: “Castro está dispuesto a pelear hasta el final y reúne los soldados que puede...se retira a las alturas de Chacaltaya. Allí rechazan un mensaje de rendición que le hace llegar Goyeneche, quien con su ejército ya ha llegado a El Alto. Todavía siguen con Castro, Sagarnaga, el cura Medina, Cossío, los Figueroa, Orrantía. Todos persuaden a retirarse a los Yungas... trata de instar a Castro a rendirse pero éste le responde: ‘he resuelto vencer o morir....más vale morir en el campo de honor que en una plaza pública’”. (1)

Otro, advierte la magnitud del adversario: “Goyeneche con su tropa cuádruples en número e inmensamente superiores en armamento e instrucción militar, había derrotado en Chacaltaya a los bisoños soldados de la libertad, armados mas de idealismo que de arcabuces y cañones; el 25 de octubre, a la una de la tarde, entraba el General victorioso en la Ciudad de La Paz...”.(2) “Este encuentro se realizó en las alturas de Chacaltaya cerca del Alto de La Paz. Empero Goyeneche que no pudo apreciar la debilidad de Castro, elevó un informe bastante exagerado al Virrey en Lima. Expresando que había obtenido un triunfo rotundo sobre el ejército revolucionario...Murillo participó en Chacaltaya como un simple soldado...después huyo a Zongo” (3).

Continuaron las descripciones de esta primera contienda “oficial”: “El 25 de octubre los 980 hombres del ejército patriota que se habían apostado en Chacaltaya fueron atacados por las fuerzas realistas, siendo derrotados por su escaso número de combatientes y carecer del armamento que poderosamente fortalecía a los realistas. Castro, Iriarte y Medina ordenaron a los patriotas que bajaran al Partido de Yungas”.(4) “Chacaltaya es el primer choque de las armas de la libertad con las de la tiranía, es la voz de alerta que da el cañón de los libres llamando á los esclavos para que empuñando el arma vengadora, corran a los campos de batalla a derramar su sangre y conquistar con ella una patria independiente...Goyeneche por medio de un oficio, intimó rendición al Comandante Castro, el que le respondió: ‘que no se rendiría y que estaba resuelto a batirse, puesto que la decapitación de los patriotas ya estaba decretada’, el 25 de octubre mando Goyeneche el avance de sus tropas contra los insurgentes, los que las recibieron a cañonazos, siendo notable el entusiasmo y valor que desplegaron los criollos en su bautismo de fuego” (5).

Acerca de este primer enfrentamiento, las puntualizaciones históricas, aun insistieron: “los patriotas abrieron fuego de artillería y comenzaron a combatir bizarramente; pero en esto el coronel Ramírez (realista) inició un ataque sobre el flanco derecho mientras que hacía lo propio el coronel Piérola (también realista) por la izquierda; de tal suerte que envueltas las tropas patriotas tuvieron que iniciar retirada en forma desordenada cayendo prisioneras la mayor parte de ellas”. (6)

“Chocaron por primera vez las armas españolas con las de los patriotas, es decir, de la tiranía con las de la libertad, que debía propagarse y continuar durante 15 años, ensangrentando las llanuras, serranías, quebradas, bosques y ríos”. (7) “Al amanecer del día 25 se aproximaron a las fuerzas realistas; dos representantes de ellas entraron al campamento patriota de Chacaltaya y notificaron a Castro a que se rinda y entregue las armas...Castro no depuso las armas no aceptó la intimación de los comisionados y continuo por varias horas, un nutrido fuego sobre ambos bandos, cayendo prisioneros varios patriotas” (8). “Derrotados en Chacaltaya las últimas huestes revolucionarias, después de desesperada lucha, cayeron en poder del enemigo”.(9)

Estas referencias históricas, refrendan que la “Batalla de Chacaltaya” junto a otros posteriores, entre ellas, la ”Batalla de Suipacha”, “se constituyeron en los cimientos heroicos, que a la postre coronaría con la Independencia. De Bolivia. La población alteña que heredó este legado histórico, con unción, reverencia y legítimo sentimiento de orgullo, debería ostentarlo, porque inobjetablemente, forma parte de su fecunda e histórica historia (10).

La aproximación a los hechos, cada vez con mayores certidumbres, ayudarán a reconstruir una historia fidedigna, real y fundamentalmente, con elementos teóricos capaces de ser analizados, expuestos y conocidos con propiedad. Esa es, aún tarea de los que se dedican a escudriñar el pasado, y que por el carácter épico de muchos de ellos, tienden a lindar con la leyenda o el apasionamiento, ante ello debe activarse, por lo menos, el freno de “mano”.

Fuentes:

1.- “La ciudad de La Paz. Su historia-su cultura” Alberto Crespo Rodas, Mariano Baptista Gumucio y José de Mesa. Alcaldía Municipal de La Paz. Editorial Educacional del Ministerio de Educación y Cultura. La Paz.1989 p 638.

2.- “La Revolución de La Paz de 1809. Para una biografía de Pedro Domingo Murillo” Humberto Vásquez Machicado. Librería Editorial “Juventud”. La Paz. 1991. p 115.

3.- “Historia colonial de La Paz”. Víctor Santa Cruz. Primer Premio Municipal del Concurso de Historia de 1941. La Paz. p 348.

4.- “Gregorio García Lanza. Conductor de la Revolución. Biografía del Protomártir del 16 de Julio de 1809”. Juan Pereira Fiorilo. incluido en ”Los hermanos García Lanza”.Gobierno Municipal de La Paz. 2008. Delegación Municipal para el Bicentenario de la revol8ción del 16 de Julio de 1809. La Paz. p 215.

5.- “Batallas de la Guerra de la Independencia Altoperuana” General Miguel Ramallo. Independencia de Guerra-Taller La Paz, 1913. 257 paginas. Pga. 4.

6.- “Fastos militares de Bolivia. Cnel. ® Julio Díaz Arguedas .1943. reeidtado 1974. Editorial Don Bosco. La Paz.

7.- “Oficios y cartas de Murillo a Goyeneche y a Paula Sanz” Ana María Sotomayor en “Ciclo Murillano”. Instituto Murillano. Editorial Casa Municipal de Cultura “Franz Tamayo”. Biblioteca Paceña. Nueva Serie. 1978. La Paz. p 160.

8.-”Murillo en América. Guerra de Independencia en el Alto Perú Bolivia”.Ana Rivera Sotomayor La Paz. 1963 p 225.

9.- “La Paz de Ayacucho. Relación histórica, descriptiva y comercial”. Julio Cesar Valdes. Imprenta “El Comercio” 1890. p 33.

10.- “Historia en imágenes: Ciudad de El Alto”. Johnny Fernández Rojas. Ediciones “Quishuaras” 2002. La Paz.

De “Historia en imágenes: Ciudad de El Alto”, Johnny Fernández Rojas. 2002.

Johnny Fernández Rojas
Comunicador social e historiador alteño

0 comentarios:

Archivo