lunes, 13 de enero de 2014

Consejos para dialogar, sin discutir - Pareja

Un diálogo entre pareja no siempre tiene que derivar en pelea; es más, es necesario el intercambio de opiniones. Lo importante es hacerlo con respeto y de una manera que no resulte perjudicial para alguno de los dos. Por ello que la sicoanalista y sexóloga, Liliana Zabala, señaló que hasta las mejores relaciones estables atraviesan por momentos tensos. Pero existen reglas básicas para ayudar a mantener un límite en cada discusión de pareja conócelas.

No llegar al extremo. No es bueno brincar de un extremo al otro, puesto que palabras como “siempre” o “yo nunca” salen muy fácilmente de la boca cuando se está discutiendo y lastiman al ser querido, este tipo de afirmaciones extremas concluyen fácilmente en insultos y hasta los extremos de llegar a la violencia física y sicológica.

No insultar. Cuando se discute por algún motivo no se debe insultar durante una pelea. "Los insultos solo llevarán a más insultos e incluso a golpes", enfatizó la especialista en terapia de pareja, Carolina Rodríguez.

No provoque reacciones. Si usted sabe de ciertas palabras o actitudes que molestan a su pareja evite hacerlo y no provoque su ira, puestos que terminará en insultos y reproches. Si van a hablar de temas "candentes" deben hacerlo con prudencia, resaltó Zabala.

Utilice voz baja y respire. Los gritos son comunes en una pelea de pareja, pero estos deben evitarse para no recurrir a palabras hirientes. “No grite a su pareja, en lugar de ello, respire profundamente y hable con voz tranquila. Nivelar la voz y la respiración ayudará a controlarse en sus palabras y argumentos”, apuntó la experta.

No en cualquier lugar. Una discusión de pareja es solo de dos, por lo que no es saludable involucrar a otras personas como padres, hermanos e hijos, entre otros. "No se debe llevar el nivel de pelea a cualquier lugar, los demás no tiene por qué ser testigos ni parte de ello", resaltó Rodríguez.

No remueva el pasado. Revisar los recuerdos pasados solo reducirá la posibilidad de resolver el actual, además de sumarse al estrés emocional. "Solo concéntrate en discutir sobre el tema que aqueja a la pareja en ese momento, y no sacar viejos trapitos al sol", puntualizó.

Ojo con lo que escribe. Las palabras se las lleva el viento, pero si están escritas en un mensaje de texto, una nota o e-mail, es difícil que suceda. Relee y revisa tus mensajes antes de enviarlos, luego no habrá vuelta atrás.

0 comentarios:

Archivo