domingo, 26 de enero de 2014

Consejos para decirle adiós a los vellos - Mujeres

La depilación puede ser uno de los tormentos más horribles, pero necesarios por los que debe pasar una mujer. Lamentablemente, detener el crecimiento del vello ha sido uno de los objetivos escasamente logrados por la mayoría. Algunas recurren a tratamientos láser, otras a tortuosas sesiones de cera, incluso algunas a la automedicación. Pues bien, no es necesario tantos extremos o por lo menos eso fue lo que dijo la médico naturista Esther Mijail, que reveló algunos de los secretos mejores guardados para lograr tener una piel tersa, suave y sin vellos.

Cúrcuma. Según Mijail, esta especia que se emplea en la cocina india, se utiliza en forma muy eficaz en la depilación. "Para aplicarla, primero deberá depilarse de la manera que lo haces habitualmente. Luego, mezcle un poco de cúrcuma en polvo con aceite de lavanda y gel de aloe vera y aplícalo en forma circular por las zonas donde el vello crece. Deja esta pasta durante 20 minutos y retírala con agua templada. Repite tres veces a la semana por tres meses como máximo", explicó la especialista.

Aceite de almendras. Es muy bueno para la salud y la belleza de la piel. Además tiene componentes que se encargan de inhibir el crecimiento del vello. Si aplica un poco de aceite de almendras con movimientos circulares luego de depilarse, verá que la frecuencia de depilación es cada vez menor hasta que el vello desaparece por completo. Recuerde, deberá hacerlo tres o cuatro veces por semana para que el tratamiento de resultado.

Pimienta blanca y alcanflor. Estas dos plantas combinadas son excelentes para remover el vello naturalmente e impedir que vuelva a crecer. Esta receta se utiliza exclusivamente para depilar las piernas, nunca el del rostro y, además, debes evitar su uso si tienes la piel sensible. "Para prepararla deberá mezclar pimienta blanca molida con alcanfor hasta formar una pasta. Agrégar unas gotas de queroseno y deja sobre tus piernas unos 15 minutos. Finalmente retira la pasta con la ayuda de un paño húmedo, lava tus piernas con agua fría y colócate crema humectante para evitar que se resequen", aconsejó la médico. Pero aclaró que, antes de aplicar la pasta en las piernas, una excelente idea es la de probar una pequeña porción de piel, el antebrazo por ejemplo, para saber si te produce irritación.

0 comentarios:

Archivo