jueves, 31 de octubre de 2013

Consejos para prevenir el dolor de espalda - Mujeres

La mayoría de las personas, a partir de los 25 años, comienzan a sentir los odiados dolores de espalda, pero estos no siempre son por dormir en una mala posición o por cansancio, sino que puede ser que esté sufriendo una hernia discal. El traumatólogo, Jorge Zabalaga, informó de las verdaderas consecuencias y futuros tratamientos o cuidados que debe tener la persona que ya lo padezca.

¿Qué es la hernia discal?. Es una enfermedad que se define como la obstrucción del núcleo pulposo (en el disco intervertebral) y ello produce que los nervios se compriman y se sientan fuertes dolores. "En general se debe a procesos degenerativos del disco", explicó el especialista, además de señalar que el 80% de la gente, después de los 25 años de edad, ha sufrido un dolor de espalda y el 20% de estos se trata de hernias discales.

Causas frecuentes. Las hernias se producen fundamentalmente a la altura de los riñones, siendo raras a la altura del tórax. Es posible que un trabajo físico intenso incremente la posibilidad de sufrir una hernia discal. Por ejemplo, ir al gimnasio y alzar peso en exceso. Por otro lado, también puede aparecer como consecuencia de un traumatismo, debido a una caída o un accidente de tránsito.

Síntomas. Una hernia puede ser asintomática o tal vez causar dolor a consecuencia de la compresión ejercida sobre las raíces nerviosas, la médula espinal y desde la espalda pasando por los glúteos hasta los pies, aseguró Zabalaga.

Recomendaciones. Si la persona siente dichos dolores, lo mejor es que acuda a un médico traumatólogo o neurocirujano para que examine la gravedad y pueda comenzar un tratamiento médico que calmará el dolor con desinflamatorios o realizar una cirugía (aunque es poco frecuente).

Por otra parte, si la persona está sufriendo este tipo de hernias, tiene que guardar reposo en cama durante un máximo de cinco días, tomando los fármacos recetado por un especialista. La posición de reposo más adecuada es permanecer tumbado con las piernas en semiflexión con un cojín bajo las rodillas para relajar así el nervio ciático. Se debe evitar estar sentado.

Consejo. Bajar de peso, porque la persona obesa aplasta su columna, no alzar demasiado peso y en caso que su trabajo lo condiciona a ello, toda persona tiene que usar una faja, tanto n hombres y mujeres.

0 comentarios:

Archivo