miércoles, 18 de septiembre de 2013

Entierran a boliviano como ofrenda a la Pachamama

Un grupo de 200 pobladores de la comunidad de Yanapata, ubicada en la provincia puneña de Yunguyo (frontera Perú-Bolivia), retienen el cadáver de un ciudadano boliviano que fue encontrado muerto a orillas del lago Titicaca. El cuerpo fue enterrado como pago a la tierra el pasado 14 de setiembre.

Hilarión Paye Quispe (47) es el nombre del boliviano que fue encontrado muerto en el lado peruano del lago. Tras el hallazgo, los comuneros dispusieron que la noche del viernes sea velado en una capilla de la zona y al día siguiente lo enterraron en un descampado de Yanapata.

La ceremonia fúnebre se realizó sin el consentimiento de los familiares del difunto, quienes suplicaron para que les devuelvan el cadáver a fin de que sea enterrado en la comunidad boliviana de Yampopata.

Sin embargo, las autoridades comunales de Yanapata decidieron retener el cuerpo sin vida de Hilarión, aduciendo que habían realizado el gasto para la necropsia y la compra del ataúd del difunto. "Nos dijeron que la muerte de una persona y el entierro en la zona es un buen augurio para una buena cosecha”, manifestó Eusebio Paye Quispe, hermano del occiso.

Los parientes del difunto denunciaron este hecho y solicitaron la intermediación del Consulado de Bolivia en Puno.

Los familiares exigirán a las autoridades peruanas y bolivianas que realicen las investigaciones del caso para determinar las verdaderas causas de la muerte de Hilarión, ya que presumen que su familiar no habría muerto ahogado, sino que fue asesinado. Argumentaron que el difunto tiene un golpe en la cabeza.

"Parece que estos pobladores de Yanapata desconocen leyes nacionales e internacionales y actúan al margen de la normatividad”, manifestó el cónsul de Bolivia en Puno, Eloy Poma, tras considerar que es algo increíble que pobladores retengan un cadáver y lo entierren en su zona creyendo que será un buen augurio para la temporada agrícola.

El cónsul solicitará a las autoridades peruanas la exhumación del cadáver y su repatriación a Bolivia.

El hallazgo del cuerpo ocurrió el 12 de septiembre. En la diligencia participaron policías y representantes del Ministerio Público. Sin embargo, los gastos de la morgue fueron asumidos por los campesinos, quienes se mantienen firmes en sus creencias. │ La República / Puno

0 comentarios:

Archivo