martes, 9 de julio de 2013

Consejos para creer en Dios

La reciente decisión de Fernando Ñaupari, quien nació varón y se sometió a una cirugía de cambio de sexo, pero quiere volver a ser hombre y recobrar su identidad luego de más de 25 años, sorprendió a muchos.

Ante su deseo de ser visto otra vez como hombre, luego de adoptar la religión evangélica, surge una pregunta: ¿qué lo llevó a tomar esa decisión?

Elsa Farfán, miembro del comité organizador del 7mo Congreso Mundial de Terapias Cognitivas y Comportamentales, explica que al adoptar nuevas creencias, como puede ser la religiosa, las personas se aferran a lo que ella establece.

'Las religiones son las creencias más fuertes que hay, las que nos generan más culpa, más dolor, más angustia', explica. Agrega que si la nueva religión dice que no es correcto el cambio de sexo, la persona se siente culpable.

Farfán menciona que es probable que la persona siga pensando que tiene el sexo que eligió, pero su culpa es mayor y prefiere hacer lo que manda su nueva creencia. Inclusive, puede sentir vergüenza por su opción sexual.

'No dejó de ser homosexual, pero prefiere sentir ese malestar a la culpa', sostiene Farfán.


0 comentarios:

Archivo