miércoles, 17 de abril de 2013

Consejos para confimar el embarazo - Mujeres

Los exámenes son las primeras pruebas a realizarse al enterarse del embarazo. Claro que después de llevarse la maravillosa sorpresa. Los controles prenatales se los deben realizar todas las madres, recomiendan los especialistas y puntualizan en ellos (ver recuadros). "El objetivo de estas es evaluar regularmente la evolución del embarazo, para controlar oportunamente las anormalidades que puedan aparecer, tanto en la madre como en el feto, y para el tratamiento oportuno de ellas", indica el ginecólogo José Luis Casanova.

La importancia de hacerlas lo antes posible. La falta de estas estrategias del control prenatal que están orientadas a la prevención, diagnóstico y tratamiento oportunos puede provocar la morbimortalidad, en la cual las principales causas están la prematurez, la asfixia perinatal, las malformaciones congénitas y las infecciones. Ante ello, el profesional subraya que todas las pruebas deben ser realizadas "y no se debe restar importancia a ninguna de ellas y hacerlas ni bien se hayan enterado del embarazo". También ejemplifica que con ello se pueden evitar enfermedades como el VIH.

Prescriptos en el primer control. Para la ginecóloga Lenny Jordán, la ventaja de realizarse estos exámenes y al saber los resultados de estos, es que se puede corregir lo antes posible. En este sentido, la profesional subraya que estos deben ser prescriptos en el primer control para identificar los posibles problemas de salud y en consecuencia tratar o prevenir la enfermedad. "En algunos casos, según la historia clínica de la gestante, se adicionan otros exámenes adicionales", indica la especialista.

1 Hemograma. Permite valorar si se padece anemia, así como el estado de los glóbulos blancos y plaquetas. Ello para descartar procesos infecciosos, inmunológicos o hematológicos.

2 Glicemia. Es la valoración del nivel de glucosa (azúcar) en la sangre. Durante el embarazo puede potenciarse la posible aparición de una diabetes, que suele revertir después del embarazo.

3 Grupo sanguíneo. Interesa para conocer si se es RH – (negativo) y en tal caso poder prevenir los problemas de incompatibilidad, así como para posibles transfusiones, etc.

4 VDRL. Normalmente se hace una sola prueba llamada RPR o VDRL que descarta la presencia de anticuerpos de la sífilis. En caso positivo tendrá que verificarse el resultado con otras pruebas.

5 Chagas. Al ser esta una enfermedad muy frecuente en el país, el examen es importante. Si bien la enfermedad no es contagiosa, sí es transmisible de madre a hijo.

6 VIH. El diagnóstico precoz permite reducir drásticamente el riesgo de transmisión materno-fetal de la enfermedad mediante la administración de los tratamientos adecuados alrededor de la fecha probable del parto. En la semana 14 se debe empezar dicho tratamiento.

7 Hepatitis. En caso de ser portadora y no recibir tratamiento, puede transmitirle el virus al bebé durante el parto, lo cual lo haría mucho más propenso a convertirse en un portador crónico de la enfermedad.

8 Toxoplasmosis. Si se padece la enfermedad por primera vez estando embarazada, se puede afectar gravemente el feto o puede producirse un aborto espontáneo. Con los análisis sabremos si se ha infectado recientemente (anticuerpos IgM positivos) y en tal caso tendría que medicarse enseguida.

9 Orina. Sirve para descartar cualquier posible infección de vías urinarias, problema frecuente y que se acentúa en el embarazo por su asociación con parto prematuro, algunos autores aconsejan su realización mensual.

0 comentarios:

Archivo