martes, 25 de diciembre de 2012

Papa Benedicto XVI reclama paz para el mundo en Navidad

El Papa pide dejar de lado la violencia en nombre de Dios, para contribuir a una paz en el mundo alejando la violencia de las guerras, fue parte del mensaje que como todos los años, el Papa expresa en la Misa de Gallo en El Vaticano.

De acuerdo a El Nacional la autoridad religiosa, pidió que en lugar de armamentos para las guerras lleguen ayudas para los que sufren y denunció que el hombre está tan lleno de si "que no le queda espacio para Dios y le rechaza".

Benedicto XVI expresó la necesidad de implorar "para que Dios ilumine a las personas que se creen en el deber de aplicar la violencia en su nombre, para que aprendan a comprender lo absurdo de la misma y se conviertan en hombres de paz".

"Haz que, también hoy, de las espadas se forjen arados, que en lugar de armamento para la guerra lleguen ayudas para los que sufren", enfatizó.

El Papa también se pregunto si los seres humanos "¿Tenemos un puesto para Dios? ¿Tenemos tiempo y espacio para Él? ¿No es precisamente a Dios mismo al que rechazamos? Cuanto más rápidamente nos movemos, cuanto más eficaces son los medios que nos permiten ahorrar tiempo, menos tiempo nos queda disponible".

Benedicto XVI pidió para que la humanidad escuche a Dios "y de este modo, podamos reconocerlo también en aquellos a través de los cuales se dirige a nosotros: en los niños, en los que sufren, en los abandonados, los marginados y los pobres de este mundo".

Añadió que "es cierto" que el monoteísmo ha servido en la historia como pretexto para la intolerancia y la violencia y que "es verdad que una religión puede enfermar y llegar a oponerse a su naturaleza más profunda, cuando el hombre piensa que debe tomar en sus manos la causa de Dios, haciendo a Dios de su propiedad privada".

El Papa y Twitter

El Papa Benedicto XVI recordó hoy la Navidad de su niñez, respondió a través de la red social, en la que su usuario es @pontifex “¿Qué tradición familiar navideña de tu niñez recuerdas todavía?”.

Y contestó: “Poner juntos el nacimiento en mi casa, que tanto nos gustaba. Cada año añadíamos figuras nuevas usábamos musgo para decorarlo”.

De esa manera Ratzinger, revela que la navidad era una de las celebraciones familiares especiales, donde mediante la rememoración del nacimiento de Jesús en un pesebre, podía compartir con su familia el significado de esta fecha.

Radio Fides

0 comentarios:

Archivo