lunes, 27 de agosto de 2012

Mujeres con extraños embarazos

Dicen que los deseos más profundos se hacen realidad, si bien es cierto, también están aquellos que suceden solo en la mente. Tal es el caso de los embarazos psicológicos o pseudociesis, que son productos de deseos y necesidades que las mujeres tienen de embarazarse, explica el psicólogo Raschid Guardia. “Llegan a tal punto de alterar su cuerpo, que puede provocar la suspensión de la menstruación y seguir el proceso de una gestación real”, enfatiza el profesional.

Aunque sea psicológico igual les crece la barriga. Son alteraciones que tienen signos y síntomas propios de una gestación. “Esto ocurre porque existe un deseo desmedido de ser mamá”, subraya el especialista. Así también, el hombre y la familia pueden contribuir para la aparición de este cuadro, dando el trato a la mujer como si estuviera esperando.

Todas estas situaciones llegan a influir en las hormonas, asegura el profesional.

De esta manera, les empieza a crecer los pechos, agrietarse los pezones, aumenta el volumen de la barriga (con la diferencia de que no se dobla el ombligo como en una gestación real) e incluso se suspende la menstruación. “Sufren otros cambios en su cuerpo y síntomas propios de un embarazo”, puntualiza el profesional.

Quiénes son más vulnerables. Guardia, indica que este cuadro se da en las personas que les cuesta manifestar sus sentimientos. Así también, es común en las jóvenes, ya que cuando comienzan su vida íntima son temerosos a quedar en cinta. Por otra parte, esta alteración puede causar la esterilidad ya que lo psicológico está haciendo una fuerte presión en el organismo.

Por su parte, el ginecólogo Luis Enrique Aguilera, indica que ante esta situación los pacientes deben salir de duda. “Tienen que tomarse una muestra de sangre, ya que en esta prueba se puede detectar la célula embrionaria que es la tiene que estar presente en el caso de un gestación real”, informa.

Casos frecuentes en Santa Cruz. El médico cuenta que tuvo una paciente que no podía embarazarse y el esposo la maltrataba por este motivo. Tanto así que la mujer sufrió un trauma. Entonces ella para dar contento a su pareja sentía náuseas, mareos, vómitos y aumento en el volumen del abdomen". Sin embargo, no estaba embarazada, aclara Aguilera.

Bolivia TV en vivo y directo:

Archivo