lunes, 30 de abril de 2012

Nacionalización de hidrocarburos generó una economía avanzada para la industrialización

La Paz, 30 abr.- La nacionalización de hidrocarburos, materializada en 2006 por el presidente Evo Morales, generó una economía pujante para dar paso a la era de la industrialización en Bolivia, afirmó el viceministro de Industrialización, Comercialización, Transporte y Almacenaje de Hidrocarburos, Álvaro Arnés.

"Esto es lo que permite un trabajo aunado de todos los bolivianos de todos los sectores para generar una economía pujante y con esos recursos poder iniciar el tema de industrialización", dijo.

La nacionalización de hidrocarburos, establecida mediante decreto del 1 de mayo de 2006, establece que el Estado asuma el 51% de las acciones en las empresas petroleras y la entrega de toda su producción a Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), entre otras medidas a favor del país.

Esa medida permitió que el Estado capte ingresos por la explotación y comercialización de los hidrocarburos.

Según información oficial, con la aplicación de la nacionalización, las inversiones en hidrocarburos se incrementaron en 650%, desde 2006, hasta alcanzar su mayor expresión en esta gestión, marcando un hito en la historia económica nacional.

Para esta gestión YPFB dispone de 627 millones de dólares, para consolidar la construcción de las plantas de separación de líquidos e impulsar los nuevos proyectos que darán origen al complejo de industrialización de gas natural (urea, amoniaco, etileno, polietileno).

"Este paso fue abismal desde lo que es la nacionalización para adelante, por ejemplo en el tema de industrialización nunca antes se pensaba llegar a cifras como en el tema de urea de 1.100.000 dólares que es completamente dinero de todos los bolivianos", recordó.

Asimismo, señaló que se encuentran mega proyectos como la construcción de las plantas separadoras de líquidos de Río Grande (Santa Cruz), prevista para 2013, y Gran Chaco (Tarija), para 2014.

Con la puesta en marcha de esas plantas separadoras de líquidos, Bolivia se convertirá en un potencial exportador de Gas Licuado de Petróleo (GLP).

"Estamos hablando de una inversión en el caso de Río Grande de aproximadamente 160 millones de dólares y en el caso de lo que es Gran Chaco superando los 600 millones de dólares", precisó.

El viceministro de Industrialización, Comercialización, Transporte y Almacenaje de Hidrocarburos indicó que la nueva visión del país es "sacarle frutos a las plantas separadoras" para exportar combustibles a países vecinos como Paraguay, Uruguay y Brasil.

ABI

0 comentarios:

Archivo