miércoles, 25 de abril de 2012

Carlos Romero denuncia que grupos de choque atacaron a policías

La Paz, 24 abr.- El ministro de Gobierno, Carlos Romero, calificó de normal la jornada laboral del martes, a pesar de la convocatoria de la Central Obrera Boliviana (COB) a paralizar el país, y denunció que grupos de choque atacaron "con alevosía y premeditación a los policías", que sufrieron cinco bajas.

"Nos llamó la atención, el hecho de que se hayan organizado grupos de choque violentos que emplearon explosivos y dinamita para atacar con alevosía y premeditación a las fuerzas del orden", subrayó en una conferencia de prensa.

El Ministro de Gobierno mostró dinamita y fotografías donde se observa a una persona transportando en un maletín ese explosivo, para lanzar contra los policías que cumplían su labor de resguardo, de vigilancia, de control, "sin ninguna provocación en la Plaza Murillo".

Explicó que como consecuencia de esa agresión cinco policías fueron heridos e ingresados en el Hospital Copacabana, donde reciben médica, por problemas auditivos, golpe con piedras, objetos punzo cortantes y esquirlas de los explosivos.

El Ministro de Gobierno informó que entre los policías heridos está el teniente coronel Juan Carlos Gallo (heridas por esquirlas en el cuello), el sargento segundo, Wilfredo Layme (heridas cortantes), Rodrigo Jiménez, Ever Limachi y otros policías heridos con armas cortantes.

"Es paradójico que antes las marchas derivaban en heridos de los manifestantes por la represión que imprimían para hacer cumplir las medidas y políticas de los gobiernos del pasado. Pero ahora que se respetan las movilizaciones sociales, existen grupos violentos que actúan para causar violencia contra la nación, en este caso provocaron heridos en la Policía", reflexionó.

Insistió que a pesar de la convocatoria a paralizar, perjudicar el trabajo, atentar contra las actividades normales de la ciudadanía y del país, la jornada laboral fue normal, aunque con perjuicio para los transeúntes por las manifestaciones callejeras.

"Sin embargo, la vocación de trabajo del pueblo boliviano a su vez anima al Gobierno boliviano a implementar esfuerzos, la gente comprendió que la única forma de sacar adelante al país en beneficio de nuestros hijos es trabajar de manera dinámica, intensa y sacrificada", enfatizó.

Denunció que los manifestantes obligaron a cerrar las puertas de algunas unidades educativas que no acataban el paro, amedrentando a los maestros y a los estudiantes portando explosivos.

A pesar de esas acciones, aseguró que más del 70 por ciento de las unidades educativas del país funcionaron con normalidad, según la evaluación del Ministerio de Educación.

Romero informó que el Ministerio de Salud reportó que los únicos que paralizaron los servicios médicos, fueron los galenos de los hospitales de tercer nivel, de atención especializada.

Aseguró que en los centros de primer nivel y en los que están en el área rural, los servicios se cumplen con absoluta normalidad. "En caso de los hospitales de segundo nivel, los servicios de salud se cumplen con parcialidad", matizó.

"En este sector, nada nuevo bajo el sol hemos testimoniado el martes, porque quienes paralizaron e interfirieron los servicios son los mismos que están movilizados desde hace días", complementó.

ABI

0 comentarios:

Archivo