miércoles, 25 de abril de 2012

Argentinos temen ser afectados por retraso de vuelos en Bolivia

Unos 200 argentinos tendrían problemas el próximo fin de semana para regresar al país, tras la cancelación de los vuelos de la empresa Aerosur, mientras las agencias de viajes admitieron su temor a ser demandadas por el incumplimiento de la compañía que, tras la quiebra, cerró repentinamente sus oficinas.

La compañía aérea dejó de volar hace una semana sin anunciar oficialmente el fin de las operaciones, tras la declaración de la quiebra. El pasado fin de semana, los pasajeros argentinos, en su mayoría salteños, afectados en los distintos destinos que operaba Aerosur, lograron abordar vuelos de otras compañías con descuentos especiales, pero pagando ellos mismos los boletos.

En su mayoría se trata de pasajeros que contrataron tours de siete o quince días a Miami y el Caribe. El próximo fin de semana, solamente en Punta Cana, unos 30 pasajeros que contrataron a esa empresa deberán emprender el regreso si logran conseguir lugar en los vuelos de Copa Airlines o Aerolíneas Argentinas.

La empresa de Bolivia cerró sus oficinas en Salta y eran muchos los clientes que ya estaban reclamando la evacuación de pasajeros que esperaban regresar desde Miami, Madrid y Santa Cruz de la Sierra. Algunos de ellos optaron por volver desde este último destino en micro y otros decidieron desembolsar unos 550 dólares en pasajes con descuentos ofrecidos por Aerolíneas Argentinas.

Pero eran 1.250 los pasajes vendidos por las agencias de viajes locales para vuelos programados hasta agosto de este año. En declaraciones al diario El Tribuno de hoy, el titular de la Asociación Salteña de Agencias de Viajes, Federico Norte, aseguró que la suspensión de los servicios de Aerosur puede causar un “enorme daño” a los operadores que expendieron esos pasajes. Los operadores estiman que podría producirse un aluvión de demandas de usuarios que reclamarán el cumplimiento de los contratos o la devolución de los importes abonados.

“No somos responsables, sino damnificados”, aseguró el directivo de las agencias. Norte cuestionó que la compañía boliviana, que estaba autorizada a operar en la Argentina bajo leyes, regulaciones y controles de organismos federales, haya abandonado sus oficinas, vuelos y compromisos "de la noche a la mañana". El empresario deslindó la responsabilidad de las agencias de viajes, pero admitió que los damnificados podrían descargaran sus reclamos sobre estas.

Aerosur dejó de operar tras el embargo del 100 por ciento de sus ingresos decretado por el gobierno boliviano, que le reclama deudas tributarias millonarias en dólares.

La Prensa

0 comentarios:

Archivo