viernes, 23 de diciembre de 2011

Evo Morales y Humala realizan un Gran Encuentro en Cusco Perú

La Paz, Cusco, PERU, 22 dic.- Los presidentes de Bolivia, Evo Morales, y de Perú, Ollanta Humala, se encontraron en el Cusco, capital histórica de Imperio de los Incas, adonde el mandatario boliviano partió el jueves, acompañado de sus dos hijos, para una visita oficial.

Morales y Humala se entrevistaron en la capital imperial del Tawantinsuyo, a 3.400 m de altura sobre el nivel del mar, sede de la imperecedera cultura de los quechuas andinos.

Antes de declinar en el incidente de Tumbes, aquel fatídico 1533, el Tawantinsuyo, dominado por la cordillera de los Andes, se expandió por los actuales territorios de Bolivia, Perú, Ecuador, Chile y Argentina.

Se trata del tercer encuentro bilateral de ambos mandatarios (en la Paz, en junio el primero y Lima, en julio, antes de la investidura de Humala), esta vez en la ciudad insignia de la resistencia de los indios andinos el siglo XVI a la colonización española y centro del poder del penúltimo Inca, Huáscar, medio hermano de Atahuallpa, antagonista de aquél y último de la estirpe de Pachacutec.

Avido de sostener un encuentro epidérmico con la historia del quechua Imperio de los Incas (siglos XV y XVI) Morales se entrevistó por cerca de una hora con Humala en la Capital Antigua del Perú, como se conoce a Cusco, cerca de donde se encuentran las ruinas de Machu Picchu, que el gobernante boliviano visitará y que recién fueron descubiertas a fines del siglo XIX.

Morales, que invoca permanentemente en sus discursos a Túpac Katari, líder de los indios aymaras alzados en rebeldía contra el poder de Madrid, el siglo XVIII, conocerá, junto a sus hijos, especialmente Evaliz, flamante bachiller en Humanidades, la historia de otro rebelde, Túpac Amaru, que ofreció la última resistencia a las tropas del español invasor Francisco Pizarro, en Vilcabamba, en 1577.

"Hemos sido una sola nación" antes del desembarco de los españoles en Tumbes, en 1533, cuando Atahuallpa abdicó y capituló ante 400 pizarristas montados en caballos, pese a liderar un ejército de 40.000 soldados, sostuvo el mandatario boliviano de origen quechua aymara durante una conferencia de prensa que dictó junto a Humala.

De bolsillo propio y a título particular, Morales había planificado pasar las Navidades junto a sus hijos en Cusco, por la concentración histórica que parece apasionar al gobernante boliviano, mas los servicios bolivianos de seguridad e inteligencia recomendaron no viajar sin la seguridad propia de un jefe de Estado.

El gobierno de Perú aprovechó el viaje de Morales y sus dos hijos para que se haga una visita oficial, refirió una fuente del Palacio Quemado.

En el encuentro, Morales y Humala repasaron la agenda bilateral, antes de dictar una conferencia de prensa y jugar un partido de fútbol.

Se trata de dos mandatarios en permanente estado de forma física.

ABI

0 comentarios:

Archivo