lunes, 1 de agosto de 2011

La Asociación Diplomática de Bolivia, presente en la campaña “Cebra por un día”

Cinco diplomáticos y cuatro voluntarios estuvieron en distintas calles de La Paz compartiendo con todos la experiencia de ser Educadores Urbanos.

La Paz, 1 de agosto del 2011(DCC/GAMLP).- Este lunes, cinco miembros de la Asociación Diplomática Boliviana participaron en la campaña educativa “Cebra por un día”.

Al cuerpo diplomático se sumó un grupo de cuatro voluntarios, entre ellos un joven mexicano, quien lucía en la espalda de Cebra su sombrero de charro.

Desde niños

En Panamá, las autoridades de la Dirección Nacional de Tránsito Terrestre hacen campañas viales para los niños desde la educación primaria, explicó Mirlo Guerra, presidenta de la Asociación Diplomática Boliviana.

“En el parque Omar, que está en el centro de la capital, tenemos espacios con los símbolos de tránsito. Los niños, jugando, empiezan a aprender con sus bicicletas los cambios de colores de los semáforos”, añadió.

A su juicio, ésa –tal vez– podría ser la clave para empezar a respetar las normas de tránsito: desde la escuela.

“En Panamá, los conductores conocen el paso peatonal. Incluso, si el semáforo no está en rojo, una vez que ya tienes el pie en el paso de cebra, puedes pasar porque los choferes disminuyen la velocidad de sus coches”.

La diplomática panameña Érika Espinoza destacó el trabajo de las Cebras ya que “a los niños les llama la atención y porque de esa manera la enseñanza es más efectiva”.

Cuestión de actitud

La diplomática mozambiqueña, Victoria Ginja, representante del programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas, decidió sumarse a esta iniciativa de educación ciudadana porque la ve “digna de copiar”.

“Este trabajo me parece digno porque ayuda a colaborar para el cambio de actitud en las personas. Es una cuestión de actitud, tenemos que contribuir a eso. Hay que tener mucha paciencia porque los resultados no se ven de inmediato”, dijo.

“Este trabajo es difícil en el momento en que tú sientes que las personas no respetan las reglas básicas de tránsito porque parece que están apuradas, no cuidan sus vidas”, reflexionó.

Las Cebras a Mozambique

La diplomática comentó que en Mozambique el tráfico vehicular es también “enorme”. “Cuando retorne, voy a hablar con las autoridades para que copien esta iniciativa y pongan en las calles una Cebra u otro animal a colaborar en este trabajo”.

Ginja, dueña de un acento portuñol, añadió que “cada uno de nosotros debe contribuir para la cultura de disciplina que muchas veces nos falta. El ejemplo tiene que venir de cada uno de nosotros”.

La Asociación Diplomática Boliviana congrega a personal diplomático de embajadas y organismos internacionales acreditados ante el Gobierno del Estado boliviano, así como a diplomáticos bolivianos con funciones en el Ministerio de Relaciones Exteriores.

“Uno de los objetivos principales de nuestra organización es estrechar los vínculos con diversas instituciones bolivianas públicas y privadas, estableciendo relaciones de amistad y cooperación que nos permitan conocer la realidad de Bolivia”, aclaró Mirlo Guerra.

Es trabajo de todos

El joven mexicano, Alejandro Paz Escalante, de 16 años, dijo que en su ciudad sí debería haber Cebras porque “el tráfico vehicular es la muerte, los conductores son muy irresponsables y los peatones, igual…”

Paz añadió que las autoridades de tránsito en Ciudad de México “muy poco o nada hacen para descongestionar los cuellos de botella. Yo creo que esto es un trabajo de todos”, explicó.

Este joven que en pocos días retornará a su país dijo que se sumó a la campaña de “Cebra por un día” para colaborar al mejoramiento del tráfico de la ciudad de La Paz y a aprender este trabajo.

La décimo cuarta jornada de “Cebra por un día” se llevó a cabo en las calles Mariscal Santa Cruz, Colombia, Loayza, Camacho, Colón y Almirante Grau bajo el rótulo único que todos cuidemos nuestras vidas.

OCC/DCC

Correo electrónico: jveliz@lapaz.bo, Jenny Hilda Veliz Janco.

0 comentarios:

Archivo