viernes, 8 de julio de 2011

Trabajadora social desaparece y sus familiares piden ayuda

La última vez que la vieron a Teresa Mercado Valdez fue el 30 de mayo.

Familiares, amigos y compañeros de trabajo no dejan de buscarla, pero no hay información de su paradero. La FELCC de El Alto la busca desde hace once días.

Llaman a los amigos, compañeros de trabajo, van a los medios de comunicación, pero hasta hoy todos los esfuerzos de la familia de Teresa Mercado Valdez han sido vanos. Ella trabajaba en la institución Remar como trabajadora social. Desapareció el lunes 30 de mayo, cuando se dirigía a su trabajo y desde entonces no hay rastro de su paradero.

Teresa cumplió 41 años de edad el 29 de mayo en compañía de su esposo y sus dos hijos, una niña de 15 y un niño de nueve años. Al día siguiente salió de su casa, ubicada en Ciudad Satélite ( El Alto) y luego no regresó.

Los familiares dicen que a 11 días de su desaparición no se sabe dónde se encuentra.

María Mercado, la hermana, dijo que Teresa es una mujer “dedicada a su familia, a sus hijos y a su trabajo. Antes de que esto suceda, su ilusión estaba en confeccionar un vestido para su hija, que fue elegida como dama de honor de una fiesta de 15 años”.

Pero todo se truncó. El lunes 30 de mayo debía llegar, como de costumbre, a las oficinas de Remar donde ella trabaja. “Ésta es una institución que brinda ayuda a personas con dificultades y problemas y ella es muy apreciada”, dijo su hermana afligida por su ausencia y conteniéndose de derramar más lágrimas.

Remar es una institución especializada en desintoxicación, rehabilitación y restauración psicológica de personas que sufren algún tipo de dependencia de drogas o alcohol.

“Ellos (Remar) tienen un equipo multidisciplinario compuesto por un médico, una psicóloga y una trabajadora social. La psicóloga estuvo allá y mi hermana nunca llegó. No sabemos a qué hora salió. Las primeras investigaciones establecen que el lunes estuvo esperando movilidad en la puerta de su casa y ya no hay más nada”, dijo la hermana.

Además, recordó que “todos en su trabajo la buscan porque nadie se explica lo que ha podido pasar. Ese día ella debía estar en el hogar que se encuentra en Alto Pura Pura con la psicóloga que también trabaja en la misma institución”.

Desde su desaparición, sus familiares, amigos y compañeros no dejan de buscarla. No pierden ningún espacio para informar de su desaparición, preguntar por si alguien la vio o tener alguna pista que pueda revelar dónde se encuentra en este momento.

Incluso, llegaron a pegar afiches con la foto de la desaparecida en varios lugares de la ciudad con la leyenda de “Persona Desaparecida”.

La hermana de la desaparecida reveló haber recibido unas llamadas de teléfonos celulares del interior. “No son de La Paz. Son llamadas perdidas de un 780' 602' 744' En este último escuchaban mi voz, pero no me respondían”, contó la mujer.

Dijo que “cada vez la incógnita es más grande. Todos son amigos y nadie sabe nada”.

La Fuerza Especial de Lucha contra el Crimen de El Alto se encuentra a cargo del caso.

Fuente Página Siete

0 comentarios:

Archivo