sábado, 19 de junio de 2010

El Género Western en Bolivia

Por: Javier Cortez Alanoca (*)
Lo más relevante en este primer semestre de 2010, en cuanto a cinematografía, es sin duda la filmación de la película BLACKTHORN, del Director español Mateo Gil.
La clásica leyenda de los bandidos norteamericanos Butch Cassidy y Sundance Kid, quienes huyeron hacia Sudamérica (primero a la Argentina, luego a Chile y posteriormente en su incursión a territorio boliviano), a principios del siglo XX, luego de una impresionante “trayectoria” delictiva en los Estados Unidos, matizada por múltiples acontecimientos a la cual más sorprendentes y audaces, como el asalto a bancos, a ferrocarriles y a remesas de oro y dinero en diligencias, en la conocida empresa del Fart West, fue el tema central de la película.
Es evidente, que el tema aún no está agotado y que las repercusiones de la misma siguen dando “tela por cortar”.
Hollywood lanzó al mercado su versión de la cinta, con el título de DOS HOMBRES Y UN DESTINO (BUTCH CASSDY AND SUNDANCE KID) en 1969, teniendo como protagonistas estelares a Paul Newman y a Robert Redford, en un film dirigido por George Roy Hill, en él se daba como terminada la leyenda, con el abatimiento que tuvieron ambos forajidos en San Vicente, Potosí en octubre de 1908, por parte del ejército boliviano.
Sin embargo Mateo Gil, proyectó una nueva versión, que da cuenta, de la prolongación de la historia hasta 1916, con la participación exclusiva de Butch Cassidy.
Para quien, el bandido no habría muerto en la emboscada, que le tendió el ejército boliviano ocho años antes y que habría permanecido oculto y en la clandestinidad, adoptando para ello el nombre de JAMES BLACKTHORN.
Este film, está protagonizado por actores reconocidos del mundo del séptimo arte como el estadounidense Sam Sheppard, el irlandés Stephen Rea, la peruana Magaly Solier, el español Eduardo Noriega y el boliviano Christian Mercado entre otros.
Estos actores manifestaron su complacencia de haber rodado en suelo boliviano, expresando su admiración por los exuberantes y variados paisajes que ofreció los lugares de filmación.
El rodaje comenzó en marzo y se extendió hasta principios del mes de junio, teniendo como locaciones importantes a la ex fabrica Said, los Yungas, a Achocalla, a Chacaltaya, el nevado del Huayna Potosí y al Valle de la Luna en la ciudad de La Paz y a Tupiza, San Vicente y al centro mismo de la ciudad en Potosí.
Según informa Griseldo Merlo, uno de los actores de la película, hubo un gran despliegue humano y técnico, en las diferentes escenas, lo que es una demostración en sí, de la envergadura de la producción, calculada en cientos de miles de dólares.
Es menester recalcar, la amplia participación de extras nacionales en la producción, quienes lógicamente pudieron constatar de las bondades de poder disfrutar de una película, que corresponde al mundo de la industria cinematográfica tácitamente.
Luego de realizarse la edición correspondiente en este segundo semestre del año, el film prevé su estreno para enero de 2011.
(*) Comunicador social, correo electrónico: javi_cortez@hotmail.com
Imágen extraída de La Prensa

0 comentarios:

Archivo